Por la 16º fecha de la Superliga, Racing Club visitó La Fortaleza de Lanús y se trajo una derrota, 1-0, ante el granate. El equipo de Eduardo Coudet, que fue su último partido de Superliga dirigiendo a Racing, nunca mostró ambición de ganar el partido.

Racing debía demostrar en el último partido de Coudet en la Superliga, que podía ponerse el saco de candidato para ir a la final del Trofeo de Campeones, del sábado próximo, en franca levantada, pero se vio un Racing sin ganas, sin ideas y no tuvo una sola chance clara para anotar.

Lanús fue un justo ganador, aunque en el primer tiempo, ambos equipos fueron demasiado cautelosos, no hubo llegadas a los arcos de Rossi y Arias y el empate en 0, hacía presagiar un partidos soporifero.

Pero en el segundo tiempo, el loca, tomó la posta, se hizo protagonista, y no dejó que Racing pasara la mitad de la cancha, minando el área defendida por Arias, con jugadas para abrir el marcador.

Quizás lo mejor de la Academia se haya visto en Pillúd, Donatti, Orba y Mena, que fueron los participes de mantener, hasta que se pudo, el 0 en el arco de Arias, otro que anduvo bien bajo los tres palos.

Pero a los 32′, no se pudo resistir más, y luego de una gran jugada de Lanús, llegó el ansiado gol local con una volea de Di Plácido que rebota en el pierna de Mena y se convierte en el gol de la victoria para el conjunto de Luis Zubeldia.

Mal partido de Racing, hay mucho por trabajar para el nuevo DT que llegue en reemplazo de Coudet, pero antes de eso, hay que enfocarse en el partido del sábado ante Tigre por la final del Trofeo de Campeones.

Ricardo MaríngoloDestacadosPrimera divisionLanús,Racing Club,SúperLiga
Por la 16º fecha de la Superliga, Racing Club visitó La Fortaleza de Lanús y se trajo una derrota, 1-0, ante el granate. El equipo de Eduardo Coudet, que fue su último partido de Superliga dirigiendo a Racing, nunca mostró ambición de ganar el partido. Racing debía demostrar en el...