Elena Margarita Mattiussi, más conocida como Tita, nació el 19 de noviembre de 1919. Madre eterna de Racing Club, se desempeñó como lavandera y en varias otras tareas, tal como lo hace una madre y nunca pidiendo nada a cambio.

Los padres de Tita, allá por 1915, estaban buscando trabajo, y vieron un aviso clasificado en el diario La Prensa que les interesó, en el mismo, se solicitaba un matrimonio para tareas de mantenimientos varios en el estadio de Racing Club.

Luego del fallecimiento de sus padres, Tita heredó el trabajo y como ya tenía cierta experiencia al haberlos ayudado, el trabajo le fue fácil y era casi un estilo de vida. Además de lavandera, se hizo cargo de la pensión de Racing y trataba a los chicos maternalmente.

Tal fue el cariño que todos los jugadores le tomaban que varios la llamaban «mamá». También, los campeones del mundo, tuvieron un gran gesto: le compraron los pasajes y estadía para que Tita presenciara el partido de Racing vs. Celtic en Glasgow y luego el partido definitorio en Montevideo.

Tita tuvo un merecido homenaje post mortem, ya que en 1999, cuándo un grupo de hinchas de Racing recuperó el predio abandonado y que luego de arreglos varios, lo pusieron a la altura de las circunstancias para que sea de primer nivel.

Hoy Tita, puede sentirse, desde el cielo, que el predio Tita Mattiussi, es un orgullo, no solo para los hinchas de Racing, sino para todo aquel que lo visita.

Ricardo MaríngoloDestacadosIDOLOS ALBICELESTESRacing Club,Tita Mattiussi
Elena Margarita Mattiussi, más conocida como Tita, nació el 19 de noviembre de 1919. Madre eterna de Racing Club, se desempeñó como lavandera y en varias otras tareas, tal como lo hace una madre y nunca pidiendo nada a cambio. Los padres de Tita, allá por 1915, estaban...