Racing empató 0 a 0 con Banfield en un partido en el que nunca pudo encontrar el camino correcto ante un rival bien cerrado.

Con la constante búsqueda del arco contrario, como nos suele tener acostumbrados casi siempre el equipo del Chacho (a diferencia tal vez del planteo del anterior partido), fue el comienzo de este partido que otorgaba la oportunidad de aprontarse en el segundo puesto detrás de Argentinos Juniors.

Logrando recuperar la pelota bien cerca de Arboleda, Racing presionó constantemente pero sin conseguir una claridad que lo pusiese bien predominante en el campo de juego. Sin lograr nunca desequilibrar, se chocó todo el primer tiempo contra el planteo de Falcioni de no permitir ningún espacio posible. El arquero y la defensa (especialmente el lateral izquierdo Bravo) otorgaban tranquilidad y el local solo tuvo un remate de Montoya que se fue cerca del palo.

El segundo tiempo Banfield solamente intentó profundizar lo esbozado en el parcial inicial y se cerró cada vez más. Sin embargo, los muchachos del Chacho entraron mostrando otra cara que tuvo más empuje y energía que claridad. Intentado con remates de media distancia que pocas veces tuvieron destino (y cuando lo lograron se toparon siempre con Arboleda), empezaron a diluir sus chances pese a la constante búsqueda de Rojas que luego se iría reemplazado en un extraño cambio.

Con más delanteros, Reniero y Cvita, Racing no logró claridad pese a que el primero tuvo algunas pinceladas positivas. Banfield solo se dedicó a la contra que tampoco aportó demasiado salvo por las arremetidas de sus laterales.

Nada de nada para un nuevo cero a cero con el Taladro que nos deja un sabor bien amargo, pero que al mismo tiempo no desentona tanto con el juego que viene realizando La Academia.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/10/BANF2.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/10/BANF2-300x300.jpgSergio ViscigliaNoticiasPrimera divisionBanfield,Racing Club
Racing empató 0 a 0 con Banfield en un partido en el que nunca pudo encontrar el camino correcto ante un rival bien cerrado. Con la constante búsqueda del arco contrario, como nos suele tener acostumbrados casi siempre el equipo del Chacho (a diferencia tal vez del planteo del anterior...