Racing encontró su tercera victoria consecutiva en un partido movido y muy dinámico ante Arsenal de Sarandí, con dos goles desde el tiro de esquina.

El vertiginoso comienzo encontró un ida y vuelta en el que, si bien Racing siempre fue quien intentó tomar la iniciativa, los momentos más peligrosos se mostraron con ataques de la visita, más que nada de la mano de disparos de Nicolás Giménez. La Academia tuvo su mejor opción con un mano a mano de Barbona bien tapado por Gagliardo.

A los 26 se abrió el marcador con un cabezazo de Cvitanich tras un córner y al toque, el defensor Sbuttoni vio la roja tras enredarse de más con el goleador en una jugada que no parecía prever consecuencias. Parecía todo encaminarse a favor del local, pero la ventaja numérica duró solo cinco minutos, ya que Nery Domínguez también abandonó el campo el campo de juego. Así y todo, en ese lapso hasta el final del periodo, se vio el único momento claro de superioridad académico, con gran juego de parte de Barbona y el Pulpo González.

Pero Arsenal salió al complemento dejando la cara y el partido volvió a emparejarse una vez más hasta llegar al golazo de tiro libre de Giménez, figura sobresaliente de los de Sarandí. Momento de más confusión para la Chachoneta que vio la calma tras otro tiro de esquina, esta vez con el otro delantero marcando: el eterno Lisandro López.

El encuentro se trabó desde entonces y esto favoreció al campeón que logró su tercera victoria seguida y que logró lo que tanto se pedía, que sus dos delanteros vuelvan a ser goleadores. El juego sigue sin convencer, y hoy el triunfo llegó desde arriba. A seguir.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/09/arse2.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/09/arse2-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosNoticiasPrimera divisionArsenal,Racing Club,SúperLiga
Racing encontró su tercera victoria consecutiva en un partido movido y muy dinámico ante Arsenal de Sarandí, con dos goles desde el tiro de esquina. El vertiginoso comienzo encontró un ida y vuelta en el que, si bien Racing siempre fue quien intentó tomar la iniciativa, los momentos más peligrosos...