Racing pagó caro el precio del pobre partido jugado en Victoria y no pudo mantener la ventaja que sacó en el primer tiempo. Sobre la hora, Tigre llegó al descuento inmerecido pero tan preciado que lo hizo pasar a las semifinales de la Copa de la Superliga.

Luego de la pésima imagen en el partido de ida, Coudet metió un par de cambios en defensa y la Academia salió decidida a remontar el 0-2. Con mucho empuje y una presión a veces desordenada, rápidamente se adueñó del partido ante una visita que solo viajó a Avellaneda para aguantar.

Un tiro libre de Pol Fernández dio en el palo y fue el primer aviso. Por la misma vía, Montillo respondió y Arias la sacó al corner. La insistencia del local se hizo cada vez más fuerte hasta que Orban cabeceó tras un tiro de esquina y cumpliendo con la ley del ex metió el 1 a 0. En el medio, Zaracho daba la primera mala noticia al salir desgarrado y comenzar una catarata de lesiones que luego tuvo a Licha López al iniciar el complemento, a Neri Domínguez y a tres jugadores de Tigre.

El ingreso de Ríos funcionó perfecto obrando de pseudo enganche para armar un triángulo con López y Cvitanich. Racing sumaba claridad y jugadas de gol, como un centro del capitán que Pol estrelló en el palo.

Otra de las claves era el inicio de juego por parte de un adelantadísimo Sigali, y una banda derecha bien insistente de la mano de Solari, Pillud y el propio Lisandro. Así llegó el segundo gol:  lateral rápido sacado por Pillud, Sigali quedando de puntero derecho, rebotes, carambolas, Augusto mano a mano, y Lisandro aprovechando el rebote para un segundo gol tranquilizador.

El segundo tiempo fue más apático y con poco juego. La salida de Lisandro devolvió una imagen opaca de la Academia, sin ideas ni claridad. Tigre parecía conformarse con los penales, y cuando todo indicaba el camino hacia la definición por los doce pasos, una aislada jugada a los 44 minutos, encontró al defensor Pérez Acuña definiendo fuerte al primer palo luego de un pequeño empujón al debutante Muscio. Sin merecerlo, Tigre lograba el descuento que le daba la clasificación.

Quedaban cinco minutos. Racing ahora tenía que hacer dos goles. Tarea imposible. El descendido conjunto de Victoria eliminó al campeón y sueña con ir a una copa internacional a la que ya hubiera clasificado de no haber bajado de categoría.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/05/tigre2-1024x576.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/05/tigre2-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosPrimera divisionCopa de la Superliga,Racing Club,Tigre
Racing pagó caro el precio del pobre partido jugado en Victoria y no pudo mantener la ventaja que sacó en el primer tiempo. Sobre la hora, Tigre llegó al descuento inmerecido pero tan preciado que lo hizo pasar a las semifinales de la Copa de la Superliga. Luego de la...