Con autoridad,  buen juego y un mediocampo intratable, Racing gambeteó a los fantasmas y goleó 3 a 0 a Godoy Cruz con dos goles de Zaracho y uno de Lisandro. La punta sigue en Avellaneda.

FOTO MARCELO CARROLL

En la semana en la que la prensa deportiva masiva recordó la existencia del puntero a fuerza de amarillismo, Racing se vio envuelto en un murmullo eterno que se profundizó luego del agónico e inmerecido empate de Corinthians en Brasil. Las voces bajas continuaron hoy con la formación propuesta por Chacho Coudet, la cual, a diferencias de lo que fue contra River, esta vez funcionó a la perfección.

El local empezó protagonista como en casi todo el torneo, con una movilidad exquisita de Pol Fernández, Zaracho y especialmente Cardozo, quien con el correr de los minutos logró cambiar murmullos y algún que otro silbido por aplausos interminables a partir de una actuación magnífica que lo convertiría en la figura de la cancha, haciéndonos recordar a sus primeros partidos en el club.

La Academia comandaba pero no lograba concretar, hasta que a la media hora, luego de quejas por una presunta mano en el área, un lateral encontraba a la defensa visitante desorientada y a Cvitanich dándole un exquisito pase por el centro a un Lisandro que definió de zurda para consolidarse más aún como goleador del torneo. Al fin se podía concretar en el resultado la ventaja clara, ante un Tomba perdido.

Sin embargo, dos minutos más tarde Godoy Cruz reaccionó, pero Arias tapó una pelota imposible al Morro García. La contra encontró a un Zaracho mano a mano luego de que Cvitanich sirviera de cebo, y esta vez sí, el volante que tantos mano a mano perdió durante el campeonato, definió bárbaro y se sacó la mufa. El 2 a 0 era inapelable.

Racing mandó cada vez más, aunque la visita intentaba aisladamente y se topaba siempre con la gran performance del arquero académico. El segundo tiempo, Marcelo Gómez movió los hilos y Godoy Cruz cambió de jugadores y esquema, confundiendo en los primeros minutos y logrando una movilidad inexistente hasta entonces. Allí fue cuando el lateral Soto salvó dos veces en el área, empezando a redondear un gran actuación.

La contra de esta última jugada le permitió a Zaracho generar una jugada que tuvo primero a Cvitanich siendo tapado por el arquero visitante en el mano a mano, para luego encontrar al gestor con el arco vacío y lograr el primer doblete de su vida. Vaya si la mufa ya estaba afuera.

A partir de entonces, con el 3 a 0 a cuestas todo fue de Racing. El Chelo Díaz comandaba con su claridad típica, con acompañamiento de lujo de sus tres compañeros de mitad de cancha. Aplaudidos salían Cvita, Sigali y Cardozo, para las presencias de Cristaldo, Domínguez y el pibe Julían López en su vuelta del sub 20.

Racing es puntero, de manera contundente y eliminando cualquier tipo de sospechas. El mensaje positivo y de querer campeonar es claro. Lo demostró el capitán luego de hacer el primer gol, yendo velozmente a abrazar a Chacho Coudet. Toda una señal. Racing quiere ser campeón. Alentemos hasta el final. El resto que hable. O no. No nos importa.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/02/GODOY-CRUZ-LICHA-CHACHO.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2019/02/GODOY-CRUZ-LICHA-CHACHO-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosPrimera divisionGodoy Cruz,Racing Club,SúperLiga
Con autoridad,  buen juego y un mediocampo intratable, Racing gambeteó a los fantasmas y goleó 3 a 0 a Godoy Cruz con dos goles de Zaracho y uno de Lisandro. La punta sigue en Avellaneda. FOTO MARCELO CARROLL En la semana en la que la prensa deportiva masiva recordó la existencia...