Racing lo intentó pero no supo tener la claridad de otros encuentros. La gran actuación del arquero visitante terminó completando el combo para que el partido en Avellaneda quede en cero.

Era clave ganar para escaparle a toda la fiebre del super clásico y alejarse aún más de River y Boca. Era clave también para no sentir la respiración de Atlético Tucumán y el acecho de Huracán y Defensa y Justicia. Racing insistió como pudo y por todas las vías posibles, con menos claridad que en otros partidos, pero con la búsqueda de protagonismo de siempre. La falta de claridad encontró en la figura del arquero Arboleda una complicidad perfecta para dejar el marcador en cero a lo largo de los 90 minutos.

El Taladro fue a hacer lo que debía aunque de entrada pareció querer animarse a jugar de igual a igual. Sin embargo, con el correr de los minutos se agrupó, se sacrificó y se cerró en el fondo, con un orden típico de Julio César Falcioni. La Academia entonces empezó a hostigar pero con el toque final siempre obstaculizado por diferentes circunstancias.

Saravia fue el primero que tuvo una oportunidad pero no logró dominar el balón, y al rato un cabezazo de Sigali encontró a quien iba a ser el mayor artífice de este empate: Arboleda. En el medio, la visita intentó con un par de remates de media distancia y sobre el final Cristaldo tuvo dos oportunidades: la primera de cabeza se fue por el costado y la segunda de zurda se estrelló contra el poste.

La segunda mitad pareció encontrar a Banfield más sereno y decidido a controlar la situación desde su propio campo. Racing quiso siempre pero no pudo. Centu, quien tal vez haya tenido su mejor partido del semestre, se chocó contra un arquero que luego volvió a taparle a Sigali. Los cambios no lograron el desequilibrio requerido y sobre el final un tiro libre de Fernández volvió a encontrarse con la figura del encuentro.

Banfield pudo haber tenido lo suyo, pero no supo (y no quiso) aprovechar los espacios. El cero se consolidó y el público se fue con una amargura pesada, sintiendo que podía haber merecido más.  Racing sigue puntero, pero varios acechan. Es tiempo de enfocarse y sacar pecho para bancarse y creerse ser el candidato más firme a ganar el torneo.

Foto: Germán García Agrasti.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/racban2-1024x648.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/11/racban2-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosPrimera divisionBanfield,Racing Club,SúperLiga
Racing lo intentó pero no supo tener la claridad de otros encuentros. La gran actuación del arquero visitante terminó completando el combo para que el partido en Avellaneda quede en cero. Era clave ganar para escaparle a toda la fiebre del super clásico y alejarse aún más de River y...