Racing no dejó una buena imágen en su vuelta al fútbol, terminó empatando 0 a 0 con River por los octavos de final, de local y sin poder sacar ventaja de la expulsión de Leonardo Ponzio al final del primer tiempo. La vuelta será en dos semanas, dónde habrá muchas cosas que trabajar.

Mucha expectativa se creó en torno al partido ante River, la pronta eliminación de Argentina en el mundial de Rusia, ayudó a que el hincha de Racing esté aún más nervioso y esperando el partido. Pero el equipo, no se contagió de ese espíritu de los hinchas y no pudo sacar diferencias ante un River, que fue más inteligente y se fue del Cilindro con una muesca de alegría.

Ya al minuto de juego, Gabriel Arias hizo su presentación enviando al corner un buen remate de Gonzalo Martínez. Fueron 20 minutos de un dominio, si bien no tan claro, sí manifiesto de River sobre Racing, que era dueño del control del balón, pero se replegaba y salía muy bien de contra, encontrando a Racing, muchas veces mal parado.

No fue un buen partido de Nery Domínguez en la contención y tampoco fue un buen partido del otro Neri, Cardozo, que no encontró nunca la llave para crearle fútbol a Lisandro López y Gustavo Bou, una Pantera que en su vuelta, no pudo rugir en el Cilindro, pero que estuvo muy cerca, cuándo le llegó una buena pelota por el sector derecho y ensayó un remate al primer palo que Franco Armani salvó, mandando la pelota al córner.

Por momentos se tornó un partido cortado, bastante áspero y al final del primer tiempo, llegó la expulsión de Leonardo Ponzio por una falta clara que el árbitro brasileño, Anderson Daronco, complicó amonestando a otro jugador.

Para el segundo tiempo, Eduardo Coudet se la jugó por Augusto Solari en lugar de Matías Zaracho que no inquietó por su sector y además estaba amonestado y caminado por la cuerda floja.

Racing era un poco mejor que River, pero los delanteros estaban cortados de los mediocampistas y no había chances de gol. Entonces Chacho mandó a la cancha Pol Fernández en lugar de Neri Cardozo. El ex Godoy Cruz, si bien no fue la solución esperada, le dio más fútbol al equipo y dejó contento al hincha. Más tarde, Jonathan Cristaldo reemplazó a Ricardo Centurión que tampoco anduvo bien, más allá de algunos arranques prometedores.

En los últimos 5 minutos del partido, Racing lo arrinconó a River, pero la figura de Armani se agigantó cortando centros y desbaratando jugadas que pintaban peligrosas. La más clara llegó con un cabezazo de Cristaldo, que podía bajarla para la llegada clara de Pol Fernández, pero optó por cabecear al primer palo y el arquero millonario salvo el 0.

Terminaron empatados, mirando el vaso medio lleno hay que decir que si no podes ganar, el 0-0 es lo ideal, porque te da la chance de empatar de visitante convirtiendo goles y dándote la clasificación, pero viendo el vaso medio vacío, Racing no pudo resolver la chance de tener un jugador por encima del rival. Se verán las caras en 15 días para dirimir al que ocupe un lugar en Cuartos de final.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/foto-tomada-de-prensa-club-atltico-river-plate-779969-204505-1024x580.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/08/foto-tomada-de-prensa-club-atltico-river-plate-779969-204505-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosPrimera divisionCopa Libertadores,Racing Club,River Plate
Racing no dejó una buena imágen en su vuelta al fútbol, terminó empatando 0 a 0 con River por los octavos de final, de local y sin poder sacar ventaja de la expulsión de Leonardo Ponzio al final del primer tiempo. La vuelta será en dos semanas, dónde habrá...