Una goleada magnífica del equipo del Chacho Coudet ante un débil Patronato que no pudo hacer nada para evitar el 5 a 0 en contra.

La mañana perfecta comenzó con un Racing imponiendo sus reglas de entrada y Licha casi marca a los 5 minutos. Pero recién llegaría el primer gol veinte minutos después, tras varios centros que derivaron en un cabezazo de Leonardo Sigali. Con otra pelota parada y otro centro, llegó al ratito nomás el gol de otro defensor, Alejandro Donatti , cabeceando solo una asistencia perfecta de Neri Cardozo.

Allí entonces el partido se acomodó a pedir de Racing, con un tridente Centu-Licha-Lautaro endiablado. Los tibios intentos de la visita perdían cada vez más fuerza ante las arremetidas académicas que se consolidaron al final de la etapa con una contra perfecta que terminó en pase de Centurión y gol de Lisandro, decretando así un 3 a 0 que ya empezaba a ser lapidario.

Nada pudo hacer Patronato en el segundo tiempo a pesar de que el local bajó un poco su energía demoledora. Después de un relajo, a los 28 llegó el doblete de Donatti, que quedó solo al lado del arco tras una linda pared entre Zaracho y el Pulpo González.

La alegría era completa pero todos queríamos un gol de nuestra joya. Y se hizo esperar pero llegó sobre la hora, con una exquisita definición casi como punteando la pelota y sentenciando un 5 a 0 para que todo el estadio aplauda y lo premie con un “Para Lautaro la selección”.

Así que ahora hasta allá irá el delantero para buscar un lugar en el mundial. Racing por lo pronto vuelve a zona de Libertadores, y a once puntos de Boca aún sueña un sueño imposible.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/racingpat2.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/racingpat2-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosNoticiasPrimera divisionPatronato Paraná,Racing Club,SúperLiga
Una goleada magnífica del equipo del Chacho Coudet ante un débil Patronato que no pudo hacer nada para evitar el 5 a 0 en contra. La mañana perfecta comenzó con un Racing imponiendo sus reglas de entrada y Licha casi marca a los 5 minutos. Pero recién llegaría el primer...