No fue el mejor partido de los dirigidos por Eduardo Coudet, es más, si Racing lo empataba o perdía, nadie podía decir nada, pero el alma y la calidad de los jugadores, hicieron que la Academia se lleve una gran victoria por 2-1. Los goles fueron de Lautaro Martínez y Ricardo Centurión.

Se avecinaba un partido complicado ante Vélez, que venía en levantada y la Academia llegaba luego de un gran desgaste ante Cruzeiro. Con más huevos que fútbol, Racing se pudo llevar los 3 puntos, en uno de los partidos más flojos de la era Coudet, junto con el de Unión.

Arrancamos con todo, como nos estamos acostumbrando a ver, luego de un par de aproximaciones, la Academia cuenta con un corner que lo toma Neri Cardozo, que de manera muy exquisita se la pone en la cabeza a Lautero Martínez, para que a los 5 minutos, Racing se ponga en ventaja.

A partir de allí, Racing tuvo chances para estirar el marcador, pero no pudo hacerlo. Y los últimos 15 minutos del primer tiempo, mitad por quedarse sin físico y mitad porque Vélez lo obligó, el equipo se retrasó y jugaba de contra.

La visita contó con varias situaciones para empatar, las dos más claras fueron un cabezazo a quemarropas que Juan Musso sacó a puros reflejos y luego un remate bajo y cruzado que nuevamente el arquero envía al córner.

En el segundo tiempo, el equipo de Gabriel Heinze siguió metiendo a Racing en contra de su arco y Musso mantenía el triunfo como podía. La defensa, volvió a tener un flojo partido y los chicos de Vélez y Mauro Zárate merodeaban el gol.

Pero a los 13 minutos, Martín Vargas lo ve a Zárate solo en el área y le pone un centro milimétrico para que el delantero, de pique al suelo, empate de cabeza ante la muy buena, pero ineficaz, volada de Musso.

El partido había entrado en una meseta, siempre con Vélez un poco mejor, y a los 29′ Braian Cufré pierde una pelota en posición defensiva y Augusto Solari envía un centro perfecto para Centurión, que llegó un poco pasado, pero que muy inteligentemente, la cabecea por arriba de César Rigamonti para el 2-1.

Antes de ese gol, ambos equipos se habían quedado con uno menos, por Racing se fue Lisandro López por un pisotón a Hernán De La Fuente que reaccionó violentamente y también vio la roja. Más tarde a los 40 minutos, Cufré, redondeando una noche negra, se va a las duchas por una falta a Renzo Saravia. Y para concluir, Leonardo Sigali, también se fue expulsado a los 45 minutos por un pisotón.

Luego de 4 expulsiones, el partido se rompió, porque ambos querían ganarlo, Racing estaba en ventaja, pero lo quería asegurar e iba hacía el arco de Rigamonti en busca del tercero, y Vélez quería el empate, que finalmente no consiguió gracias a Musso que fue la figura.

Buena victoria de la Academia para seguir por la senda del crecimiento a fuerza de victorias, ya lleva 6 de manera consecutiva. El próximo sábado tendrá un duro rival en Chacarita, que pese a estar en zona de descenso, viene de empatarle a River en el Monumental.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/DXfdANCWkAAY4o7-1024x677.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2018/03/DXfdANCWkAAY4o7-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosPrimera divisionRacing Club,SúperLiga,Vélez
No fue el mejor partido de los dirigidos por Eduardo Coudet, es más, si Racing lo empataba o perdía, nadie podía decir nada, pero el alma y la calidad de los jugadores, hicieron que la Academia se lleve una gran victoria por 2-1. Los goles fueron de Lautaro Martínez...