Racing tuvo otro partido en un bajo nivel, no los contagió ni la fiesta para el Equipo de José, Talleres mereció llevarse la victoria, pero erró mucho y Racing, en una jugada aislada del colombiano, logró empatar.

La Academia debía demostrar ante Talleres, que el golpe ante Libertad había quedado atrás y que comenzaría a rearmarse para sumar buenos puntos, hasta fin de año, en la Superliga, y que de ésta manera llegue lo mejor posible al 2018, con la segunda parte del torneo y a la Copa Libertadores.

El conjunto cordobés no sorprendió a nadie, hizo exactamente lo que viene mostrando en toda la Superliga. Se llevó por delante a Racing, le creó 5 situaciones claras de gol en el primer tiempo, que por errores de los delanteros o salvadas de Juan Musso, dejaron el tanteador en 0.

Por el lado de Racing, tampoco sorprendió a nadie, fue lo mismo de siempre, flojo en defensa, en el mediocampo no corta circuitos de juego del rival y la pelota nunca llega limpia a los delanteros para que creen peligro en el arco rival.

En el segundo tiempo, Diego Cocca decide hacer debutar a Renzo Saravia por Iván Pillúd que salió lesionado y fue uno de los puntos altos, junto a Musso e Ibargüen.

A los 7′, Talleres logra el merecido gol. Marcelo Torres empuja la pelota al fondo de la red, luego de una gran jugada colectiva del visitante.

Los laterales del equipo de Frank Kudelca, Leonardo Godoy y Lucas Olaza, eran un dolor de cabeza para el equipo de Cocca. Toda la defensa de Racing se mostró débil, Pillúd salió lesionado, Vittor flojo, Barbieri salió siempre a destiempo y Soto con la misma displicencia de siempre.

Pero a los 20′ llegó la salvación para el equipo de Cocca, Ibargüen tomó la pelota detrás de la mitad de la cancha y llegó con pelota dominada hasta el área, antes de entrar, sacó un latigazo mortífero que se clavó en el arco defendido por Guido Herrera.

Racing se envalentonó y pudo maniatar a Talleres por unos minutos, para colmo, el local se quedaba con un hombre de más al ser expulsado Emanuel Reynoso a los 24′. A los 32′, Cocca mandó a la cancha a Nicolás Oroz, pero el juvenil no lo aprovechó y se fue expulsado a los 37′, por una plancha a Gandolfi.

El visitante logró capear el temporal que le propuso Racing, en el único tramo del partido en que fue superior a los cordobeses. Entonces, Guiñazú se aún más importante, logró que Talleres se tranquilizara y vuelva a ser el protagonista.

Rapallini dio 6 minutos en los que nada pasó, salvo un jugada polémica en la cuál Lisandro López ensaya un centro y la pelota pega en la mano de Godoy, pero el juez no cobró penal.

Fue un partido más en lo que no se puede sacar mucho, se empató ante un gran rival, se pudo llegar al empate luego de ir perdiendo y de estar para el cachetazo, pero la deuda del juego sigue siendo algo que el equipo de Cocca debe para lograr los resultados esperados.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/11/ryDzzx3AZ_930x525.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/11/ryDzzx3AZ_930x525-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosPrimera divisionRacing Club,SúperLiga,Talleres (CBA)
Racing tuvo otro partido en un bajo nivel, no los contagió ni la fiesta para el Equipo de José, Talleres mereció llevarse la victoria, pero erró mucho y Racing, en una jugada aislada del colombiano, logró empatar. La Academia debía demostrar ante Talleres, que el golpe ante Libertad había quedado...