Antes del partido ante Talleres, los campeones del mundo en 1967 tuvieron un homenaje enmarcado en la fiesta del aniversario 50 de la obtención de la Copa Intercontinental.

Todo comenzó con una banda de gaiteros escoceses que entonaron varias canciones patrias argentina e incluso el «y ya lo ve, y ya lo ve, es el equipo de José». Luego, con la conducción de Leandro Leunis, se dio por comenzada la fiesta.

Se dio el ingreso de los jugadores, que fueron paseados por dos carritos por todo el estadio. Luego, llegó el turno que ingresara el más grande ídolo de la historia: Juan José Pizzuti.

El plato fuerte fue la historia del campeón, contada por un locutor y un juego de luces emocionantes. Se le entregaron medallas a los campeones, se recordaron a los que ya no están con nosotros y hubo muchas fotos.

La fiesta se cerró con fuegos artificiales, un nuevo paseo de los campeones mundiales por todo el Cilindro y luego, se dio por concluida la jornada emotiva.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/11/DN0_KfuWAAECP_j-1024x550.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/11/DN0_KfuWAAECP_j-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosIdolos AlbicelestesCeltic Glasgow,Chango Cárdenas,Coco Basile,Copa Intercontinental,Humberto Maschio,Juan José Pizzutti,Racing Club,Roberto Perfumo
Antes del partido ante Talleres, los campeones del mundo en 1967 tuvieron un homenaje enmarcado en la fiesta del aniversario 50 de la obtención de la Copa Intercontinental. Todo comenzó con una banda de gaiteros escoceses que entonaron varias canciones patrias argentina e incluso el 'y ya lo ve, y...