Con pocas ideas y mucha garra, Racing quiso dar la serie ante Libertad, que fue más inteligente que la Academia y lo dejó eliminado de la Copa Sudamericana.

Se lo notó nervioso, falta de ideas, sin juego, algo a lo que estamos acostumbrado a ver de éste Racing. Libertad, fue simple e inteligente para llevarse la serie de manera justa.

Racing fue protagonista en todo el partido, le puso ganas, pero a las ganas hay que entremezclarle alguna idea de juego que sea necesario para ganar el partido y eso el equipo de Diego Cocca no tuvo en todo el partido. Hubo puntos muy flojos que no lograron salvar las papas en el día de hoy.

El dominio territorial fue de Racing, pero las chances, en el primer tiempo fueron dos. Primero un tiro libre de Sergio Vittor que Rodrigo Muñoz despejó muy bien. Y en la única jugada colectiva del primer tiempo, Augusto Solari logra desbordar y el centro es despejado, con pegada en el palo incluido, Paulo Da Silva.

Hasta ahí la gente apoyaba con cantos y aprobación al equipo, pero desde el minuto 1 del segundo tiempo, la hinchada comenzó a impacientarse y cada jugada que no terminaba bien, era acompañada por un coro de silbidos llenos de impaciencia.

Y esa impaciencia se contagió al equipo, que cada vez se encerraba más en el embudo que proponía el equipo de Fernando Jubero. Para colmo, Oscar Cardozo y Santiago Salcedo, con toda la experiencia que suman, comenzaron a hacer de las suyas y parecía que Libertad estaba más cerca del triunfo que Racing.

En los últimos 15 minutos, Racing hizo lo que debería haber hecho desde el comienzo a maniatar al conjunto paraguayo, no lo dejó pasar la mitad de la cancha, pero seguía sin chances de gol y sin ideas claras. Parece trillado, pero las ideas que no tenía Racing fueron la clave por las cuales hoy Racing no esté en la semifinal de la Copa Sudamericana.

Pero pudimos acariciar la chance de ir a los penales en la pelota final del partido. Andrés Ibarguen manda un pase para Lisandro López que la deja correr y ese movimiento dejó sólo a Lautaro Martínez frente a Múñoz, remató con el pie abierto y la pelota y las ilusiones dieron contra el palo.

Con éste empate quedamos afuera del objetivo que se había trazado el plantel. Afuera de la Copa Argentina, afuera de la Copa Sudamericana y a 13 puntos del líder Boca en la Superliga, parece que el ciclo de Cocca está terminado.

Ricardo MaríngoloDestacadosPrimera divisionCopa Sudamericana,Libertad,Racing Club
Con pocas ideas y mucha garra, Racing quiso dar la serie ante Libertad, que fue más inteligente que la Academia y lo dejó eliminado de la Copa Sudamericana. Se lo notó nervioso, falta de ideas, sin juego, algo a lo que estamos acostumbrado a ver de éste Racing. Libertad, fue...