En un pésimo partido jugado por el equipo, Racing se trajo una preocupante derrota ante Atlético Tucumán por 3-1, de cara a la vuelta de los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana ante Libertad.

Parecía auspicioso el regreso que Diego Cocca le daba al sistema 4-4-2, que tantas satisfacciones nos dio. Lastima que los interpretes no estuvieron a la altura. Contamos con la vuelta de Iván Pillúd, sin Sergio Vittor en la zaga y sin Lisandro López en la delantera, para preservar sus fuerzas para el miércoles.

Un doble cinco que fue la clave por la cuál Atlético Tucumán sacó ventajas, conformado por un lentísimo Egídio Arévalo Ríos y un flojo Marcelo Meli, que no puede, ni por asomo, emular al Pulpo González. Y ya desde el arranque, a los 3 minutos, el uruguayo perdió una pelota en el centro, tardó una eternidad para intentar recuperar y David Barbona remató, Juan Musso tapó, pero dejó el rebote para que Favio Álvarez con el arco solo ponga el 1-0 parcial.

El desconcierto en defensa que tuvimos duró todo el partido, una clara muestra fue a los 16′, cuándo el Decano se puso 2-0, Álvarez, la figura del partido, mandó un centro a la posición donde debería haber estado Alexis Soto, para la llegada de Guillermo Acosta que le gana a la marca de Andrés Ibarguen y define ante un Musso que nada pudo hacer.

Pero la película de terror lejos estuvo de terminar allí, a los 20′, luego de tocar y tocar ante la impávida mirada de la defensa y los mediocampistas, hasta que Alejandro Melo decidió enviar un centro más fuerte que direccionado y Miguel Barbieri, tuvo la mala suerte de meter el pie y desubicar a Musso. Era victoria y goleada justa del local.

De todas maneras, la dupla de ataque, Lautaro Martínez y Pablo Cuadra, hizo de las suyas, junto a algunas jugadas en las que Ibarguen pudo acompañarlos, Racing soñó con llagar a ponerse a tiro. Hubo una muy clara de Cuadra, luego de un centro de Pillud, pero el delantero, con el arco solo, se pasó y la pelota terminó pegandole en la nuca.

A los 48′, luego algunas aproximaciones, Soto armó uno de sus ataques (si defendiera tan bien como ataca, sería un crack) y le manó un centro preciso al Toro Martínez, para que le cambie la trayectoria al balón ponga a Racing en partido para el segundo tiempo.

La segunda mitad arrancó con una polémica, porque Fernando Echenique no cobra una clara mano de Rafael García. Tampoco cobró otro penal, luego de que Matías Zaracho, rematara y le pelota fuera desviada, cuál si fuera el arquero de Atlético, por Franco Sbuttoni. Tampoco vio un claro codazo de Lautaro que era para roja.

Si eras un neutral, ibas a disfrutar del segundo tiempo, porque Racing seguía defendiendo mal, al filo del cuarto gol en contra, pero se las arreglaba para llegarle al equipo de Ricardo Zielisnki. Lo cuál hacía un partido de ida y vuelta bastante atractivo.

Lo cierto, que llegado el final, ni el Decano pudo convertir el cuarto, ni mucho menos Racing pudo descontar para ponerse a tiro del local. El equipo de Cocca dejó una imagen preocupante de cara al partido del miércoles ante Libertad, en donde se jugará el semestre.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/10/DNQ4G60XkAERceS.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/10/DNQ4G60XkAERceS-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionAtletico Tucuman,Racing Club,SúperLiga
En un pésimo partido jugado por el equipo, Racing se trajo una preocupante derrota ante Atlético Tucumán por 3-1, de cara a la vuelta de los Cuartos de Final de la Copa Sudamericana ante Libertad. Parecía auspicioso el regreso que Diego Cocca le daba al sistema 4-4-2, que tantas satisfacciones...