Hoy pudimos volver a la victoria, pudimos quebrar los cuatro partidos sin goles, lo que no pudimos fue lograr llenar los corazones de fútbol al hincha. Racing venció a Tigre 1-0 con gol de Andrés Ibarguen.

Diego Cocca volvió a cambiar el sistema táctico del equipo, pero más en busca de un funcionamiento que sigue sin aparecer, que buscando la victoria en sí. Pasó de los 5 en el fondo a defender con 3 (Sergio Vittor, Miguel Barbieri, Leandro Grimi), solamente Egídio Arévalo Ríos como contención, por las bandas Augusto Solari y Brian Mansilla y los encargados de darle fútbol al Licha López y Triverio, estuvieron Matías Zaracho y Matías Oroz.

Como todo, era de esperar no ver lo mejor desde el arranque, lo cierto es que los hinchas se fueron con ganas de ver más tiempo a Oroz y ver más juego en el equipo. Se lo notó un poco más sólido, Arévalo Ríos fue una de las figuras junto a Juan Musso, pero los ausentes fueron Zaracho y Oroz.

Fue un primer tiempo muy parejo, casi sin jugadas de peligro en los arcos, aunque las pocas veces que los arqueros Musso y Federico Crivelli, fueron llamados a intervenir, respondieron.

En el segundo tiempo fue de un arranque para el olvido de Racing, entró dormido, Tigre pudo tranquilamente ponerse en ventaja y luego estirarla, si hubiese estado fino en el área. Pero para desgracia de los dirigidos por Ricardo Caruso Lombardi, en el arco de la Academia, está Musso, que gracias a él, mantuvimos la valla invicta.

Con el envión de haber salido airoso de cuatro jugadas seguidas en las que la visita pudo abrir el marcador y no lo hizo, Racing comenzó a dominar, pero sin crear peligro. Solari se animó con un tiro desde lejos, pero nada más. Cocca mandó a la cancha a Andrés Ibarguen por Oroz y más tarde Martín Ojeda ocupó el lugar de Zaracho.

 

 

Con los cambios, la Academia comenzó a tener un poco de mejor andar en la cancha, Licha se sentía más cómodo en la cancha y eso era una alarma para Tigre y seguía yendo en busca del gol, pero desguarenciendo su retaguardia. Y a los 30′, Ibarguen y Solari armaron una pared que el colombiano convierte en gol, luego de una floja respuesta de Crivelli.

Pese a los gritos e insultos de Caruso, el gol fue una gran factura de Ibarguen. Luego, el DT rival, se quejó porque perdió un partido en el cuál Racing no había pateado al arco, pero los goles se cobran cuándo pasan la raya, no cuándo son casi gol.

Lo cierto es que Racing controló a Tigre, Cocca dispuso el ingreso de Marcelo Meli para armar con 4 el mediocampo, y Tigre no tuvo una sola jugada más de peligro.

Racing se llevó los tres puntos, que necesitaba, tanto como el agua en el desierto. Cocca deberá seguir trabajando en la creación de juego, a probado de todo, pero sigue sin dar en la tecla. Ahora tendrá otro fin de semana, a causa de las elecciones, libre y luego se medirá con Libertad por la Copa Sudamericana y visitará a Atlético Tucumán.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/10/rJetmNgp-_1000x472__1.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/10/rJetmNgp-_1000x472__1-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionRacing Club,SúperLiga,Tigre
Hoy pudimos volver a la victoria, pudimos quebrar los cuatro partidos sin goles, lo que no pudimos fue lograr llenar los corazones de fútbol al hincha. Racing venció a Tigre 1-0 con gol de Andrés Ibarguen. Diego Cocca volvió a cambiar el sistema táctico del equipo, pero más en busca...