Racing fue al Florencio Sóla con la mente puesta en el partido de vuelta de la Copa Sudamericana ante Corinthians. Diego Cocca armó un equipo muleto que jugó un partido muy malo y que perdió merecidamente ante Banfield por 1-0.

Como era de prever, Banfield salió en el primer tiempo a marcarle el territorio a los suplentes de Racing. presionando a los defensores que intentaban salir jugando y no dejando que Diego González pudiera darles fútbol a los hombres de punta: Pablo Cuadra y Andrés Ibarguen, que quedaron muy desconectados del equipo.

Racing no pateó al arco en todo el partido, el Taladro fue mucho más que Racing en todo el cotejo y se llevó una victoria que pudo ser por algún gol más. Muchas críticas recibió a su llegada Javier García, pero si el partido terminó solo 1 a 0 fue en parte por una correcta actuación del ex Tigre, salvo en el gol que pudo hacer otra cosa, a los 18′, Darío Cvitanich, a quemarropa, cabeceó solo, pero la pelota entro en el palo del arquero.

Una de las cosas que se le felicitaban a Cocca desde el 2014, es la capacidad defensiva que tenía aquel equipo, cosa que nunca pudo volver a demostrar y mucho menos hoy, con una defensa de 5, que sin embargo, dejó huecos por todos sus sectores para que el local entrara como pancho por su casa.

Párrafo aparte merece el partido del colombiano Andrés Ibarguen, y se le dedica un párrafo completo al jugador, porque su llegada daba esperanzas de ver a un jugador de elite, que se pusiera la camiseta y jugara, pero hasta aquí, sólo jugó éste partido completo y algún minuto perdido ante Olimpo, por Copa Argentina y ante Temperley por la Superliga, todos flojitos.

Cocca intentó jugársela en el segundo tiempo cuándo a los 3 minutos ingresó Martín Ojeda por Marco Torsiglieri. Nada cambió, tuvo unos minutos de vértigo, pero luego entró en la nebulosa de todo el equipo. Tampoco cambió la ecuación cuándo ingresaron Lisandro López y Enrique Triverio, la delantera titular, por Ricardo Noir y Pablo Cuadra.

Racing tuvo algunos arrestos individuales de Licha que con su espíritu habitual intentó empujar, pero no logró contagiar a sus compañeros. Creame cuándo le digo que el equipo de Cocca no pateó al arco en todo el partido.

El partido fue aburrido, porque Julio Falcioni, viejo lobo de mar, vio que Racing no lastimaba y le entregó la pelota para que nada pasara en el partido. Cuándo la tomaba el Pulpo apretaba para que no creara circuitos, pero cuándo la pelota la tenía Iván Pillúd o Marcelo Meli, dejaba qe la trajera total sabía que no iban a llegar a nada.

Un partido para el olvido total. Racing jugó un encuentro paupérrimo por donde se lo mire, no sé que cosas buenas podrá sacar en conclusión Cocca, porque a simple vista, todo fue de malo para abajo. Quizás que García no anduvo mal, o que Ojeda tiene actitudes muy buenas, pero no mucho más que eso.

Esperemos que el miércoles, por Copa Sudamericana ante Corinthians, por el partido revancha, Racing pueda hacer otro partido con los titulares y lograr el pase a los Cuartos de Final.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/09/744977_20170917170200-1024x670.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/09/744977_20170917170200-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionBanfield,Racing Club,SúperLiga
Racing fue al Florencio Sóla con la mente puesta en el partido de vuelta de la Copa Sudamericana ante Corinthians. Diego Cocca armó un equipo muleto que jugó un partido muy malo y que perdió merecidamente ante Banfield por 1-0. Como era de prever, Banfield salió en el primer tiempo...