Con un gran juego colectivo, especialmente de sus hombres de ataque, la Academia ganó con claridad 3 a 1 ante Independiente de Medellín. Un gran partido que de todas formas dejó una serie abierta para la revancha.

El comienzo nos golpeaba directo en el pecho con la mala noticia de la lesión de Lautaro Martínez a los 13 minutos de juego. Su salida entre lágrimas le daba lugar a la vuelta al campo de juego académico a Brian Fernández, quien luego del mini préstamo en Junín se encontraba jugando un torneo internacional.

El cambio de sistema obligado por la ausencia de Insúa de a poco pareció funcionar casi a la perfeccion. Brian entró en sintonía, el Huevo Acuña empezó a hacer de las suyas y Cuadra a consolidar sus grandes cualidades. Y asi fue que tan solo 3 minutos después de la salida de Lautaro, el cabezazo de Barbieri (una vez más) abría el marcador para un partido que a partir de entonces iba a ser a pedir de Racing.

Gran juego colectivo el del equipo de Cocca que permitió que a los 24 el ingresado Fernández se llene la boca de grito de gol para confirmar todo lo bueno que estaba haciendo el equipo. El resto del primer tiempo pudo haber dejado algún gol más en la cuenta local, y el equipo colombiano nunca pudo encontrar su lugar.

Pero el principio del segundo tiempo intentó desmoronar todo con errores de los cuatro defensores de Racing en una misma jugada, con tan solo un minuto de juego. Primero rechaza mal Pillud y luego, tanto Vittor como Grimi y Barbieri, traban y pierden ante Edinson Toloza que termina con la punta definiendo y poniendo un descuento totalmente inmerecido, pero muy valioso.

Sin embargo la Academia continuó con su buen juego, con los tres de arriba desequilibrando constantemente y un Aued haciéndose patrón del mediocampo. Y entonces llegó a los 12 el golazo con un zurdazo desde afuera del área del Huevo Acuña para volver a poner las cosas en su lugar. Desde ahí pareció sobrar el resto del partido, porque Racing siguió manteniendo el control, y su rival no mostró absolutamente nada salvo una llegada por derecha, producto una vez más de un error defensivo.

Un 3 a 1 muy claro pero que tal vez mereció un poco más de distancia. De todas formas, una gran noticia y un buen resultado. “El Huevo no se va”, pidió la gente una y otro vez, que se gastó las palmas para aplaudirlo. Sin embargo, apenas terminado el partido, el propio Acuña dejó bastante clara su intención de emigrar hacia otro país.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/06/RACINGDIM-1024x576.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/06/RACINGDIM-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosNoticiasPrimera divisionCopa Sudamericana,Independiente de Medellín,Racing Club
Con un gran juego colectivo, especialmente de sus hombres de ataque, la Academia ganó con claridad 3 a 1 ante Independiente de Medellín. Un gran partido que de todas formas dejó una serie abierta para la revancha. El comienzo nos golpeaba directo en el pecho con la mala noticia de...