En un partido de esos que son los que más se lamentan a fin de campeonato, Racing perdió solo un partido contra Temperley. Lo pierde solo por como sale a jugarlo, por errores que se repiten y porque esta vez, Bou no pudo salvarlo. Sin mediocampo, con una defensa cada vez más endeble y sin ideas en ataque, el equipo de Cocca pasó vergüenza y cayó 3 0.

De movida el partido arrancó fulero. En la primera pelota más o menos bien jugada del partido, Marcos Figueroa, como pancho por su casa, llevó dominada la pelota hasta el borde del área y tiró un centro a la olla y Mauro Guevgeozian apareció solo por el segundo palo para cambiarle la trayectoria de cabeza y dejar a Orión sin respuesta.  2 minutos y un Racing que otra vez comienza dormido, pero tiene en una pelota larga y una corrida de Cuadra la opción para empatar el partido. A los 7 minutos, el reemplazante de Lautaro Martinez cruzó para que Bou apareciera solo en el punto de penal y se comiera un gol hecho, elevando el remate por encima del arco d efendido por Matías Ibañez.

Un Racing sin ideas, sin juego y con la fugaz aparición de vez en cuando de un Bou que pareciera estar en una de esas noches en las que no sale una. Meli no es conductor como Aued, Álvarez no tiene la subida incisiva de Insua y Pillud va de error en error.

Para colmo de males, a los 43 Di Lorenzo nuevamente pudo acercarse al área sin oposición y sacó un violento remate que se coló en el ángulo izquierdo del arco. Con dos goles en desventaja, Racing se va al descanso.

El segundo tiempo fue más de lo mismo, Racing con un poco más de protagonismo, pero chocando siempre contra un muro de Temperley en tres cuartos. Los córners dieron alguna luz, esperando por el descuento a menos, pero las más claras las tuvo Bou con dos buenos remates que Matías Ibañez pudo resolver salvando al gasolero.

Los cambios modificaron un poco la estructura pero no así el rendimiento, ya que Cerro entró por Gastón Díaz para liberar al pulpo González, Rosales ingresó por Meli para sumarse al ataque en el lado izquierdo y Lisandro López volvió a calzarse la 9 de Racing en un auténtico manotazo de ahogado de Cocca, quien hizo salir a Barbieri para sumar al Licha al ataque.

Faltando 5 minutos para el final, donde Racing iba a los tumbos y de prepo queriendo llevarse por delante a todo Temperley, nuevamente el 9 celeste con apellido impronunciable, encontró un rebote en el palo, y con un Orión desparramado y con muy poca reacción, solo la empujo a la red para acrecentar la vergüenza.

Racing no se subió al su propio tren, y vuelve a cometer errores que le cuestan goles. Temperley, con un planteo agresivo y con muy poco puso en jaque al equipo de Cocca, que deberá trabajar mucho para dar vuelta la página y preparar una mejora contra Gimnasia de La Plata.

Ricardo MaríngoloDestacadosNoticias
En un partido de esos que son los que más se lamentan a fin de campeonato, Racing perdió solo un partido contra Temperley. Lo pierde solo por como sale a jugarlo, por errores que se repiten y porque esta vez, Bou no pudo salvarlo. Sin mediocampo, con una defensa...