Racing fue más claro y superior gracias al poder de su tridente ofensivo, pero sufrió de más sobre la hora para traerse un buen triunfo de Junín por 2 a 1 ante Sarmiento.

Con un Sarmiento empujando más, intentando con poca claridad y pidiendo un penal de Barbieri a Cosaro, Racing de a poco apeló a lo que más le da resultado que es su tridente ofensivo. La dupla Bou-Acuña está encontrando en Lautaro Martínez un tercero cada vez más afianzado mientras se espera la recuperación completa del Licha.

Sin embargo, uno de los goleadores de la Sub 20 tuvo dos claras en el primer tiempo que no logró definir de la mejor manera. Una se fue apenas por el costado, la otra se topó con la cara del arquero Chiarini. El Pulpito González, además de controlar el mediocampo, también fue protagonista en un par de jugadas ofensivas de menos claridad.

La Academia se iba al descanso mereciendo un poco más gracias a la claridad de su tridente, comandado por un Bou que mueve los hilos, destella juego, pero a veces peca de sus lagunas de individualismo siempre presentes. Los primeros diez minutos de la segunda parte fueron un perfecto resumen de la primera, pero a los 11 Lautaro, que había fallado un par a priori más fáciles, armó una exquisita jugada para marcar un golazo y un merecido triunfo parcial de la visita.

El empuje juninense a partir de ahí se desvaneció. El golpe fue bien duro para un equipo que pelea por no descender y que sintió la piña directo en la mandíbula. Con el rival medio grogui, los tres de arriba tuvieron más cancha para hacer de las suyas y descollar. Y así fue el segundo: Bou la amasó, Acuña la cocinó y el pícaro Martínez (que ya tenía esperando su reemplazo Cuadra en la raya) no se lo comió, sino que la mandó a guardar. Doblete para el pibe.

El partido parecía completamente liquidado, Racing jugaba a gusto y placer, se perdía algún que otro gol, pero, ¡ey, somos Racing, justamente! Y a sufrir un rato, para rememorar viejos tiempos de décadas pasadas. El 10 local Marcos Astina la clavó abajo a los 40’, y tres minutos después reventó el travesaño, ambas desde afuera del área. Y a seguir sufriendo. Sépanlo niños chiquitos: este final de partido fue la historia de la vida de todos los que tenemos 20, 30, y 40 y pico. ¿Ahora nos entienden un poco más?

Valiosísimo triunfo fuera de casa para seguir peleando un lugar en la Copa Libertadores, y para soñar tal vez un poco más. Porque, ¿qué sería de los hinchas de Racing si no existieran los sueños?

 

 

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/04/racingsar-1024x683.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/04/racingsar-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosRacing Club,Sarmiento (J)
Racing fue más claro y superior gracias al poder de su tridente ofensivo, pero sufrió de más sobre la hora para traerse un buen triunfo de Junín por 2 a 1 ante Sarmiento. Con un Sarmiento empujando más, intentando con poca claridad y pidiendo un penal de Barbieri a Cosaro,...