Racing logró remontar nuevamente un partido, tal cómo lo hizo el fin de semana pasado ante Godoy Cruz. Pero el de hoy fue heróico porque ganó 3-2, luego de ir perdiendo 2-0 y con 50 minutos con un hombre menos.

Sorprendía a propios y extraños Quilmes, que arrancó el partido con un dominio manifiesto para el Cervecero, no dejaba que Racing pudiera salir y a los 2 minutos, Christian Trombetta remató un tiro libre que se estrelló en el travesaño.

El local era claro dominador de las acciones, Marcos Acuña, Gustavo Bou y Lautaro Martínez estaban muy bajos en el nivel. Y a los 8 minutos, llegó el gol de merecido de Quilmes, centro preciso de Pérez Acuña, para que Federico Andrada cabeceara al ángulo de Agustín Orión.

Racing no reaccionaba, El Pulpo González no agarraba la pelota y el equipo pedía la hora para llegar al entretiempo y tratar de entender lo que pasaba. Hubo dos remates de Lautaro Martínez que se fueron cerca, pero que no revistieron demasiado peligro.

Para colmo, Sergio Vittor debió dejar la cancha por lesión y en su lugar ingresó Emanuel Insúa, pasando Pablo Álvarez a la zaga central. Fue la lo peor que le pudo pasar a Álvarez que en lo poco que duró de central, hizo todo mal. A los 40 minutos se va expulsado por un codazo a Gabriel Martínez y para colmo adentro del área. Nuevamente Andrada pone el 2-0 para el local.

Pero en el segundo tiempo, entró otro Racing, con más ambición para atacar, mejor en las marcas con un Insúa que jugó su mejor partido en Racing y con un Bou despierto y picante y un acompañante de lujo: Acuña.

Era clave lograr descontar rápido, así lo entendía el equipo y a los 6 minutos, por medió de un tiro libre de Gustavo Bou, la Academia logra descontar.

Racing siguió aprentando, no importando que tenía un hombre menos. Diego Cocca mandó a la cancha a Pablo Cuadra por Marcelo Meli y armó la defensa con Diego González como marcador central, un gran acierto, Racing no sufrió más. A los 15 minutos, Bou armó una gran jugada por la izquierda, manda un centro milimétrico para que Lautaro Martínez, venza la pobre resistencia de Mario Rigamonti.

Quilmes no lo podía creer, intentó adelantar las línea, pero fue imposible parar al tren académico. Cuándo el partido se moría a los 40 minutos, Bou domina en la mitad, hace un lujo para esperar el pique de Acuña y en el momento justo se la pasa, y el Huevo desbordó y mandó un cetro preciso para la llegada de Pablo Cuadra que definió ante el intento de Rigamonti.

Fue victoria, con sabor a epopeya histórica, porque Racing jugaba mal, perdía 2-0 y tenía un nombre menos. Cocca supo leer el partido y como lastimar a Quilmes para llevarse la victoria. Hay cosas que mejorar, como ocurre en cada partido y una de esas cosas, que se vuelve a repetir es los desacoples en defensa.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/04/torneo-primera-division-2404475w640.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/04/torneo-primera-division-2404475w640-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionQuilmes,Racing Club
Racing logró remontar nuevamente un partido, tal cómo lo hizo el fin de semana pasado ante Godoy Cruz. Pero el de hoy fue heróico porque ganó 3-2, luego de ir perdiendo 2-0 y con 50 minutos con un hombre menos. Sorprendía a propios y extraños Quilmes, que arrancó el partido...