El domingo 7 de marzo de 1999 Racing jugó el partido más importante de su historia y nunca lo vamos a olvidar. Feliz día del Hincha de Racing para todos.

Un tipo repleto de negociados turbios dentro y fuera del club es presidente y promete salvarte de un apocalipsis que él mismo había ayudado a crear. Y de repente te dice que para salir de ahí tenés que quebrar. Entonces un juez te declara la quiebra. Una síndico te maneja y un día dice lo que nunca hubieras creído que ibas a escuchar: «Racing Club Asociación Civil ha dejado de existir». Llorás tanto que no te das cuenta de que lo peor todavía estaba por llegar y era la suspensión por tiempo indeterminado para jugar el torneo y el riesgo de no jugarlo nunca más.

Ese domingo 7 (todos tuvimos un domingo 7 en la vida y Racing no iba a ser la excepción, claro) la vida del hincha de la Academia cambió para siempre. No entraba en la cabeza ni en el corazón de nadie un fin de semana de fútbol sin Racing. No era concebible.

Domingo 7 de marzo de 1999. Racing debía debutar contra Rosario Central en el Cilindro de Avellaneda. El partido no se jugó. El equipo de Costas (un tipo que se las bancó todas y que sorprende que no tenga una oportunidad en estos tiempos más agradables tanto para él como para el club) no salió al campo de juego. No lo dejaron. No había rivales, no había árbitros ni ningún representante de la AFA. Pero la cancha estaba repleta.

El partido más importante de la historia de Racing Club de Avellaneda no lo jugaron ni Pizzuti, ni Milito, ni el Chango Cárdenas, ni Perfumo, ni Rubén Paz, ni el Licha, ni Cejas, ni Mostaza, ni Cocca. Lo jugaron más de treinta mil personas que asistieron a la batalla más dura que puede tener un equipo de fútbol con tanto lastre: la de la vida o la muerte. Racing peleó, con las herramientas más fieles como son las que salen del corazón de un hincha y expulsan amor, bronca, dolor, llanto, risa, deseo y pasión.

Y costó. El partido fue largo y con altibajos. Después del magro comienzo rápidamente se volvió gloria en aquel oasis del 2001 que arrastró un par de buenos torneos posteriores pero que no logró despegarse de un gerenciamiento que tarde o temprano iba a romperse, comandado por empresarios que solo querían hacer negocios. La turbulencia nos llevó a pelear una promoción. Y la luz brillo en el hermoso 2014 con la vuelta del Rey. El partido se ganó, sin dudas. Lo ganamos todos y vivimos una época actual que es la mejor que presenciaron los que tienen cuarenta y pico para abajo. Y seguimos luchando. Nunca subestimen el corazón de un hincha de Racing.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/03/racingdia-1024x676.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/03/racingdia-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosHitos HistóricosRacing Club
El domingo 7 de marzo de 1999 Racing jugó el partido más importante de su historia y nunca lo vamos a olvidar. Feliz día del Hincha de Racing para todos. Un tipo repleto de negociados turbios dentro y fuera del club es presidente y promete salvarte de un apocalipsis que...