Pedro Ochoa, nació el 22 de febrero de 1900, toda su carrera la jugó en Racing, era la figura de la Academia en la época amateur, en la que ganamos 7 títulos consecutivos. Era tan grande que era el ídolo de Carlos Gardel, el cuál le dedicó un tango.

Ochoa tuvo una particularidad, las inferiores las hizo en Independiente, pero cuándo se aprestaba a jugar en la Cuarta del Rojo, se fue y llegó a Racing. Tuvo la difícil tarea de reemplazar al primer ídolo que tuvo Racing: Alberto Ohaco, tenía que vencer esa presión y ganarse el corazón de la gente.

Con su fútbol habilidoso, capacidad de gol y un toque de rudeza, enseguida fue ídolo de la Academia. Tenía la particularidad de tener un físico de contextura chica, parecía estar triste en la cancha, pero cuándo le llegaba la pelota, una sonrisa se dibujaba en su rostro y se sacaba a sus marcadores de encima con asombrosa facilidad. También tenía una potencia impresionante para pegarle al balón.

Carlos Gardel era fanático del juego del «Crack de la afición», incluso se dice que Gardel se hizo de Racing justamente por Ochoa. Además de los títulos con Racing, también fue importante para la Selección Argentina con la que ganó el Sudamericano (Copa América) 1927 en Perú y la medalla de plata en los juegos de Ámsterdam 1928.

Cuándo se retiró, se fue a vivir a Tandil, dónde realizaba una vida tranquila y de campo, pero extrañaba a Racing, su gran amor, por lo que se volvió para trabajar como empleado en las Divisiones Inferiores. Falleció en 1947, a los 47 años por un paro cardíaco.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/02/56c08f0487baa_870x0.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/02/56c08f0487baa_870x0-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosIdolos AlbicelestesCarlos Gardel,Pedro Ochoa,Racing Club
Pedro Ochoa, nació el 22 de febrero de 1900, toda su carrera la jugó en Racing, era la figura de la Academia en la época amateur, en la que ganamos 7 títulos consecutivos. Era tan grande que era el ídolo de Carlos Gardel, el cuál le dedicó un tango. Ochoa...