En un partido que no llegó a completar el primer tiempo, Racing debutó en la Copa Amistad en Mar del Plata con un empate 1 a 1 ante Gimnasia, y con una lluvia que no permitió que el juego continuara.

El panorama ya pintaba raro: prominente tormenta eléctrica, rayos, viento y la alerta ante un chaparrón gigantesco. El partido comenzó con el árbitro Baliño bien atento a las noticias climáticas y el viento de a poco empezó a hacer de las suyas. En un juego parejo, Racing encontró el control en la mitad de la cancha y dominó un poco más.

Pero a los 18 minutos, Orion se equivocó y Nicolás Contin aprovechó para poner en ventaja al Lobo. Sin ser punzante, Racing insistió en llegar al empate, con algún disparo de Bou, pero no lo logró hasta el minuto 36, cuando la lluvia ya era realidad y el viento seguía siendo protagonista. Tras un tiro de esquina, el arquero Arias salió mal y Sergio Vittor cabeceó cambiando el palo para concretar un merecido empate.

Desde entonces, el temporal tomó las riendas y ya todo se desdibujó. A los 42 minutos ya no dio para más y se acabó todo. Accidentado entonces este primer encuentro serio que enfrentó la Academia, casi sin dejar conclusiones.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/01/19-01-2017_mar_del_plata_racing_y.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2017/01/19-01-2017_mar_del_plata_racing_y-300x300.jpgSergio ViscigliaDestacadosNoticiasPrimera divisionGimnasia LP,Racing Club
En un partido que no llegó a completar el primer tiempo, Racing debutó en la Copa Amistad en Mar del Plata con un empate 1 a 1 ante Gimnasia, y con una lluvia que no permitió que el juego continuara. El panorama ya pintaba raro: prominente tormenta eléctrica, rayos, viento y...