Volvió del viejo continente para devolverle a su club el lugar que nefastos dirigentes le sacaron y que los hinchas no supimos y no pudimos defender. Volvió con el aura de los tocados por la varita mágica para que Racing despierte de su letargo y vuelva a ser un equipo ganador.
racing-campeon-clarin-08
Hace 37 nacía un Príncipe, hoy, en 2016, ya se convirtió en el Rey de Racing Club. Volvió de Europa cuándo tenía chances de seguir o de mudarse hacia algún paraíso donde el dinero no iba a ser un problema para él y su familia. Pero su Racing no la estaba pasando bien.

Su esposa y sus hijos lo bancaron a morir y entonces Diego Alberto Milito regresó a su lugar en el mundo. Racing penaba en la última posición, el vestuario estaba quebrado, Mostaza Merlo no había podido lidiar con esos egos y se había ido antes de terminar el torneo y Víctor Blanco, en ese momento tenía más errores que aciertos.

El Príncipe no necesito imponerse a los gritos, a los golpes o rodeándose de amigos personales. Con lo que había en el club y su ejemplo y encontrando en Sebastián Saja a un ladero de lujo, pudo sacar adelante al club. Nos sacó campeón, nos hizo jugar la Copa Libertadores dos años seguidos, nos cambió el paradigma, ahora no somos los sufridos hinchas de Racing, ahora somos: RACING POSITIVO.

¡¡¡GRACIAS Y FELIZ CUMPLEAÑOS DIEGO ALBERTO MILITO!!!

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/racing-campeon-clarin-08.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2016/06/racing-campeon-clarin-08-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosIdolos AlbicelestesDiego Milito,Racing Club,Racing Positivo
Volvió del viejo continente para devolverle a su club el lugar que nefastos dirigentes le sacaron y que los hinchas no supimos y no pudimos defender. Volvió con el aura de los tocados por la varita mágica para que Racing despierte de su letargo y vuelva a ser un...