Racing hizo un planteó correcto y un partido a la altura de las circunstancias, el Mineiro no hizo nada para quedarse con la clasificación más que tener en cancha a uno de los jugadores más desequilibrantes de América: Lucas Pratto.
fotos-Atl-Mineiro-Racing_OLEIMA20160504_0230_28
La Academia mereció irse con la clasificación a Cuartos de Final de Belo Horizonte, pero el fútbol tiene imponderables y resultó el Mineiro quién se quedó con ese privilegio. Un gol de la nada para abrir el marcador y un centro a la olla cuándo Racing manejaba el partido, fueron los aciertos de un conjunto brasileño flojito. Además de tener a Pratto que es el hombre franquicia del equipo.

Sava hizo un planteo justo, y Racing lo llevaba a cabo a la perfección, bien cerrados atrás, con Videla corriendo a todos y cortando cuánto ataque llegaba a su sector, Aued hizo un PT perfecto, ayudando a Videla y creando el fútbol que Romero no le dio al equipo, lástima que el paraguayo desapareció de éste partido clave. Mientras que Noir y Acuña se desdoblaban en las bandas, haciendo ambos un esfuerzo infrahumano, tal como Licha, que se encargó de hacerle la vida imposible a los defensores del Mineiro.

Cuándo el partido se estaba armando y el local ya percibía que la cosa vendría jodida, Pillúd pierde una pelota casi en el banderín del córner con Pratto y éste manda un centro al corazón del área chica, dónde Carlos la empuja los 15′, ante la mirada de Ibáñez (reemplazó a Saja que amaneció con molestias) y Grimi.

Antes de eso, Lisandro López había armado una jugada bárbara con Acuña, pero el tiro se estrelló en el palo de Víctor. De todas maneras la alegría le duro poco al local, porque a los 21′, Licha convirtió en gol un penal le cometió Donizete en una jugada parecida al del palo.

Se presumía que en el ST el Mineiro se iba a llevar por delante a Racing, pero ocurrió lo contrario, fue la Academia la que tuvo el triunfo en tres jugdas que no pudieron definir ni Licha ni Romero.

Sava se la jugó por Bou en lugar del paraguayo y darle un acompañamiento a Lisandro, luego entró Pereyra por Noir, cambio lógico y Milito, en su último partido de Copa, por Acuña.

El equipo brasileño seguía brillando por su ausencia, Racing lo tenía dominado, no pasaba nada en el partido, parecía que la clasificación era nuestra, pero Sánchez cometió un foul en tres cuartos, centro a la olla de Carioca y a los 26′, Pratto cabecea de frente al arco dejando sin reacción a Ibáñez.

En el único error del partido del árbitro uruguayo, Daniel Fedorczuck, le da un penal al Mineiro por una mano de Sánchez, que estaba de espaldas, sin saber dónde estaba la pelota y la misma le pega luego de una cabezazo de Silva, que ni siquiera iba al arco. Por suerte, Ibáñez, le atajó el penal de Pratto, y le dio vida a la Academia.

Racing intentó llegar al arco de Victor, pero fue más ímpetud que fútbol, el tiempo se terminó escurriendo y el sueño de la Copa quedó trunco muy rápido.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2016/05/fotos-Atl-Mineiro-Racing_OLEIMA20160504_0230_28.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2016/05/fotos-Atl-Mineiro-Racing_OLEIMA20160504_0230_28-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionAtlético Mineiro,Copa Libertadores,Racing Club
Racing hizo un planteó correcto y un partido a la altura de las circunstancias, el Mineiro no hizo nada para quedarse con la clasificación más que tener en cancha a uno de los jugadores más desequilibrantes de América: Lucas Pratto. La Academia mereció irse con la clasificación a Cuartos de...