Racing e Independiente jugaron un clásico para el olvido, fue disputado en el medio, casi sin llegadas de gol y con bastante miedo a perder. Lo más emotivo de la tarde noche fue la ovación a Diego Milito y su entrega en el partido, parecía un pibe de 20 años.
clasico-de-avellaneda-2192477w620
Facundo Sava planteó un partido con un 4-4-2 con más corte que distribución de juego, intentado que el fluir del fútbol llegara por las bandas: con el dominio y explosión de Rodrigo De Paul y la velocidad de Ricardo Noir. Ésto no funcionó en absoluto y las pocas aproximaciones del PT, fueron por el ímpetud de Milito y las individualidades de Roger Martínez.

La defensa tuvo algunos problemas a la hora de controlar a Leandro Fernández, pero una vez que lo calibró, el Rojo ya no creó más peligro y el arco pudo terminar en 0, luego de 10 partidos. El artífice de ésto fue el gran trabajo que hizo Yonathan Cabral.

Por lo visto en el PT, se imponía el ingreso de Romero para generar fútbol, pero Sava optó por mandar primero a Pereyra por De Paul, el ex Gimnasia le dio algo más de dominio de balón y más llegada. Luego, y a pedido de la hinchada, ingresaron Romero y Licha López por Milito y Noir.

Pellegrino quiso crearle problemas a la defensa de Racing poniendo en cancha a Vera, Benítez y Denis, pero en definitiva, se pasaron zozobras.

Con el pasar de los minutos, Romero se fue haciendo dueño del equipo, creo peligro, Racing acumulaba llegadas y no lo podía definir. En una de las últimas, Licha la baja en el área y cuándo practica una volea, la pelota se desvía en la mano de Toledo y Campaña la manda al córner. Era claro penal que Beligoy decidió no cobrar.

Fue un clásico aburrido, Independiente que tenia que ganar para seguir prendido quedó a 4 puntos del líder, Godoy Cruz y Racing no perdió y casi lo gana, en la previa del choque ante Atlético Mineiro por la Copa Libertadores.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/clasico-de-avellaneda-2192477w620.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2016/04/clasico-de-avellaneda-2192477w620-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionIndependiente,Racing Club
Racing e Independiente jugaron un clásico para el olvido, fue disputado en el medio, casi sin llegadas de gol y con bastante miedo a perder. Lo más emotivo de la tarde noche fue la ovación a Diego Milito y su entrega en el partido, parecía un pibe de 20...