Ver que Academia De Emociones sigue cumpliendo años y, sobre todo, creciendo, no me sorprende en lo más mínimo. Y no porque tenga alguna cualidad de pitonisa, ni mucho menos. Sino porque al cerebro detrás de la criatura lo conozco hace ya casi ocho años y en ese tiempo además de muchas experiencias relacionadas con Racing, nos hemos hecho amigos.
Pócima_de_Mini_Cuidados
Padecimos la Promoción, los equipos inmirables, las constantes frustraciones y finalmente las buenas, el campeonato, la promoción de pibes a la Primera, la vuelta de Milito, ser competitivos en la Copa, este 2015 plagado de triunfos en el Cilindro. Y todo eso, ese subibaja emocional, ese cardiograma pasional, ese frenesí sanguíneo que muchas veces es Racing, todo eso lo reflejó Richard en ADE.

Pero como dije antes, no soy adivino, y tardé bastante en comprender por dónde pasaba la pócima mágica que le daba a su racinguismo volcado al periodismo un toque artesanal, una esencia diferente, una mezcla de tradición antiquísima con actualización del siglo XXI. El secreto que seguramente mejor había guardado hasta ahí. Porque claro, el saber que era de Racing tardó muy poco en hacérmelo saber y viceversa.

Era en un cumpleaños o en una reunión de amigos, ya no lo recuerdo. Tras la cena, y cuando la charla no podía rondar en otro tema que no fuera el fútbol, de entre sus bártulos, sacó la reliquia. Al principio ninguno entendía de qué se trataba lo que Richard tenía entre sus manos. Hasta que lo exhibió y nos maravilló: un archivo totalmente casero de partidos de Racing por más de 15 años con todos los recortes periodísticos de los mismos. Con datos, promedios, números, artículos de color llamativos.

Fue allí cuando entendí todo. Al ver esa joyita supe de dónde provenía ese racinguismo del bueno, ese racinguismo que me retrotrae a mi niñez cuando mi viejo me hablaba del equipo y para mí todos eran héroes de una magnificencia inigualable. A ese racinguismo que cala en los huesos y que cada uno completará con su propio álbum de imágenes emotivas únicas.

Salud Richard, salud Academia De Emociones en otro nuevo aniversario.

DIEGO HUERTA (Cultura Redonda, www.culturaredonda.com.ar)

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/11/Pócima_de_Mini_Cuidados.pnghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/11/Pócima_de_Mini_Cuidados-300x300.pngRicardo MaríngoloCultura AcadémicaDestacadosAcademia de Emociones,Cultura Redonda,Racing Club
Ver que Academia De Emociones sigue cumpliendo años y, sobre todo, creciendo, no me sorprende en lo más mínimo. Y no porque tenga alguna cualidad de pitonisa, ni mucho menos. Sino porque al cerebro detrás de la criatura lo conozco hace ya casi ocho años y en ese tiempo...