Racing vendió cara su derrota, Independiente hizo un partido perfecto y se llevó una vez más el clásico de Avellaneda, sin dejar atenuantes con una goleado por 3-0. El conjunto de Diego Cocca se vio superado por el local en el medio y a partir de allí, el Rojo, cimentó la victoria.
0013350845
Un Racing nervioso, impreciso, con poca actitud, táticamente mal parado y superado en todas las líneas dieron como resultado una goleada sin atenuantes. Mauricio Pellegrino buscó ganar el partido en el medio campo y fue desde allí que logró una victoria que no deja lugar a las dudas.

Cocca optó por Ricardo Noir en lugar de Óscar Romero y puso al ex Banfield de extremo dejando sólo a 3 hombres en el medio, ahí comenzó a perder el partido. El Rojo desbordaba siempre que se lo proponía y dominaba a partir de allí, Racing no podía prosperar y no tuvo ni una chance clara para marcar en el PT.

A los 31′, Nicolás Tagliafico desborda por la izquierda y Leandro Grimi cerró con lo justo. Pero en la jugada siguiente Diego Vera vestido de enganche abre a la derecha y Jesús Méndez toca al medio para la llegada de Martín Benítez que define ante la mirada impávida de la defensa de Racing.

Y a los 35′ ocurrió la jugada que comenzó a marcar el final para las aspiraciones de la Academia. Porque sumado a que el equipo no hacía tres toques seguidos, Marcos Acuña le da un codazo a Méndez y vio la roja con justicia.

Ya en el ST, Cocca se la jugó con Washington Camacho en lugar de Gastón Diaz para marcar con línea de tres, se vio un Racing más metido en el partido, Independiente se retrasó unos metros y parecía que el empate podía llegar, pero Pellegrino pegó dos o tres gritos y todo volvió a la normalidad. Ni el ingreso de Romero le dieron el fútbol que esperaba Cocca, aunque el paraguayo entró mejor que Noir.

Con un Independiente cerca del área de Saja, Méndez anotó el segundo con un tiro libre exquisito y Vera marcó la goleada con un cabezazo casi al lado del arco.

Independiente fue mucho más, Racing dejó una imágen altamente negativa, no sólo con la actitud, sino con la poca reacción de Cocca para ver los errores evidentes que evidenció el equipo en el juego. La Academia no dió tres pases seguidos, no tuvo fluidez, no se daba cuenta que lo marcaban la salida y seguía saliendo por abajo, no creó circuitos de juego, etc.

Es un golpe duro, pero todavía se puede luchar, la próxima fecha será ante San Lorenzo, el puntero, rival que primero enfrentaremos el jueves por Copa Argentina.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/09/0013350845-1024x576.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/09/0013350845-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionIndependiente,Racing Club
Racing vendió cara su derrota, Independiente hizo un partido perfecto y se llevó una vez más el clásico de Avellaneda, sin dejar atenuantes con una goleado por 3-0. El conjunto de Diego Cocca se vio superado por el local en el medio y a partir de allí, el Rojo,...