Luego de la victoria que consiguió Racing ante Arsenal, un rival muy chivo que se fue de Avellaneda con las manos vacías, pero que pudo llevarse mucho.
torneo-de-30-equipos-2044082w620
Cocca comenzó comentado lo que le dejó el partido «hubo muchos errores no forzados y aunque apostamos a no desesperarnos, no lo hicimos bien. El primer tiempo no me gustó porque cuando hicimos el gol, fue el mejor momento del adversario» y continuó visiblemente enojado «no estamos en nuestro nivel y seguiremos ajustando. Estamos teniendo errores individuales que tenemos que corregir. En el segundo tiempo fue otra la actitud, jugando las dos etapas de esa manera no hubiéramos sufrido tanto».

Luego, algo más tranquilo habló sobre puntos positivos del equipo «la actitud del equipo compensó muchas cosas», y siguió «tendremos que trabajar individualmente porque colectivamente este equipo entregó todo en cada pelota».

El entrenador se refirió al gol de Pavone y si jugará ante Atlanta «contento por el gol que hizo Mariano (Pavone)», y sobre la chance de que entre por Milito en la Copa Argentina «voy a hablar con Diego (Milito) para ver qué recambio hacemos».

«No entendí por qué no jugamos luego del 1-0. Les pregunté cuál era la excusa si íbamos ganando y el rival tenía que salir. Pero si no puedo convencerlos, la culpa es mía», dijo un Cocca nuevamente enojado ante la pregunta de un colega sobre porqué Racing no se tranquilizó con el gol, pero cerró diciendo «llevamos un año y logramos 80 puntos, hay que estar agradecidos con este plantel».

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/08/torneo-de-30-equipos-2044082w620.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/08/torneo-de-30-equipos-2044082w620-300x300.jpgRicardo MaríngoloDestacadosNoticiasPrimera divisionDiego Cocca,Racing Club
Luego de la victoria que consiguió Racing ante Arsenal, un rival muy chivo que se fue de Avellaneda con las manos vacías, pero que pudo llevarse mucho. Cocca comenzó comentado lo que le dejó el partido 'hubo muchos errores no forzados y aunque apostamos a no desesperarnos, no lo hicimos...