Se terminó el sueño. Racing no pudo doblegar a Guaraní en el Cilindro y quedó eliminado de la Copa Libertadores, al haber perdido en el partido de ida por 1-0. Los jugadores dejaron todo, tuvieron chances, pero la figura Alfredo Aguilar, arquero de la visita, fue una de las claves de porque Guaraní será el rival de River.
0012725187
Sabíamos que Racing tenía ser protagonista desde el minuto 0 para conseguir un gol que lo lleve a los penales y dos para clasificar directo y sabíamos también, aunque no queríamos pensar en eso, que el gran esfuerzo realizado el domingo ante Independiente iba a causar mella en el físico de los muchachos tarde o temprano.

Diego Cocca se la jugó por Leandro Grimi en lugar de Luciano Lollo y Germán Voboril marcando la punta. La apuesta no le salió mal porque Grimi controló a Federico Santander en todo el partido y no fue tan peligroso cómo en partidos anteriores.

Racing fue más que el conjunto paraguayo, mereció ganar, al menos mereció llevar la definición a los tiros desde el punto penal. Pero Guaraní no es un equipo débil, su DT, Fernando Jubero, con pasado en la inferiores del Barcelona, lo hace jugar con ese estilo y la verdad es que los paraguayos hicieron un partido inteligente, defendiéndose, pero saliendo a apretar cuándo era el momento y tocándole la pelota a Racing para que no se pueda apoderar de ella.

Sin embargo, la Academis tuvo tres chances claras en el PT para convertir. Una fue una penetración de Gustavo Bou, otra un remate de Luciano Aued desde 25 metros y otro remate de Diego Milito desde lejos, todas las jugadas desvaratadas por Aguilar, la figura excluyente del partido.

Cuándo el PT se moría, Aued toca corto para Grimi, éste exigido toca aún más corto para Sebastián Saja que no llega, Marcelo Palau aprieta y Saja le convierte penal y el Chino se va correctamente expulsado.

Cocca saca a Marcos Acuña para que ingrese Nelson Ibáñez. Todo el Cilindro se puso en las manos del arquero suplente que contuvo con una mano el remate de Julián Benítez y le dio vida a Racing que debía jugar el ST, nuevamente con 10 al igual que en Paraguay.

En el ST Racing fue con todo, a penas comenzado tuvo la pelota revolotenado en el área chica y no la pudo empujar. Ya con Brian Fernández en lugar de Washington Camacho, Racing ganó en electricidad en ataque, pero también creció la figura de Aguilar.

La Academia estaba muy jugado en ataque, por lo cuál los paraguayos aprovecchaban para salir y tomar aire, pero cómo Racing marcaba mano a mano, cada vez que cruzaban la mitad de la cancha lo hacían con peligro. Pero Ibáñez tuvo 4 tapadas claves para mantenernos en partido.

Se hizo todo lo posible para vulnerar a Aguilar, pero no se pudo. Nos vamos de la Copa de pie, con orgullo de ser de Racing, sin artimañas ni hacer escándalos, aplaudiendo a nuestros muchachos. Ahora queda el torneo, dónde estamos a 4 puntos de los punteros y queda la Copa Argentina dónde enfrentaremos a Independiente de Neuquén el 3 de junio.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/0012725187.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/0012725187-300x208.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionCopa Libertadores,Guaraní,Racing Club
Se terminó el sueño. Racing no pudo doblegar a Guaraní en el Cilindro y quedó eliminado de la Copa Libertadores, al haber perdido en el partido de ida por 1-0. Los jugadores dejaron todo, tuvieron chances, pero la figura Alfredo Aguilar, arquero de la visita, fue una de las...