Fue un partido de esos chivos, en los que no se juega nada bien, pero que los 3 puntos quedan en casa. Hoy Racing jugó muy mal, incluso Luciano Lollo y Yonathan Cabral, quienes siempre son parejos, pero la victoria se cristalizó gracias a la gran tarea de Sebastián Saja, que salvó cuatro pelotas de gol y mantuvo el 0 en el arco.
Bou-grita-unico-gol-partido_OLEIMA20141109_0200_8
No funcionó el esquema 4-3-3 que puso Diego Cocca, para no dejar afuera a ninguno de sus delanteros. Porque básicamente, los dos medios, Ezequiel Videla y Francisco Cerro, no hicieron su tarea primordial, que era la de recuperar cerca del área de Banfield y dársela redonda a los tres puntas o a Ricardo Centurión para que arme el juego.

El Taladro tuvo mejor y más la pelota, y eso complicó durante todo el partido a Racing, pero el conjunto de Matías Almeyda, defiende mal y cada vez que la Academia llegaba con pelota dominda, le creaba problemas serios.

Y eso pasó a los 7′ cuándo Centurión desparramó rivales por la izquierda, se la toca a Diego Milito y éste de primera la pone profunda para Gustavo Bou, que le pega con alma y vida, desde un sector sin ángulo (el manifestó que quiso mandar el centro) y gracias a Gaspar Servio, que cubrió mal el palo y además la metió adentro, Racing conseguía el gol, que a la postre sería el de la victoria.

Banfield seguía marcando la diferencia con el juego en el medio de Walter Ervitti y Nicolás Domingo, además de la velocidad de Ricardo Noir por la punta que debía marcar Leandro Grimi, porque lo volvió loco al ex Huracán, y para colmo la ayuda que debía darle Centurión nunca llegó, porque el Wachiturro no siente hacer eso.

Fernando Echenique tuvo un arbitraje para el olvido, hubo un penal para la visita en el que Gabriel Hauche toma de la cintura a Nicolás Tagliafíco y dejo seguir y después inclinó mucho la cancha para los de Almeyda dando faltas que no eran.

Para el segundo tiempo, todo se puso oscuro para Racing, porque entró dormido y Banield seguía con su dominio, éste partido era para bancarlo y sacar los tres puntos con overol y engrasarse bastante.
La Academia mejoró un poco con el ingreso de Luciano Aued por Cerro, Luli demostró que debe jugar de titular, cualquiera sea el esquema. Y tuvo más oxígeno arriba con el ingreso de Marcos Acuña por Milito.

Pero a los poco minutos los hombres del Taladro les tomaron la mano y eso oxígeno ganado se agotó de la nada. Banfiel ibe e iba, Noir tuvo dos remates desde afuera que Saja contuvo, el Chino descolgó mil centros y los que no descolgó los cortó con los puños. Y hubo una jugada en la que dio rebote largo, pero en la segunda jugada tapó 3 veces el arco.

La única jugada clara que tuvo Racing en el ST, fue allá por los 30′ cuándo Centurión enganchó hacia adentro y remató para que Servio enviara la bola por encima del travesaño.

Finalmente, el juez dio 5′ y Racing los bancó bastante bien, paradójicamente fueron los mejores momentos de toques y recuperación lejos del arco de Saja que tuvo Racing en todo el partido. Y por fin, Echenique pitó el final.

Racing se quedó con los tres puntos, esos tres puntos que hay que ganar para demostrar coraje. Porque Banfield mereció más, pero la Academia lo aguantó y se ganó. Suma y sigue esperando porque River pierda puntos y llegar a la 17º con chances.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/Bou-grita-unico-gol-partido_OLEIMA20141109_0200_8.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/Bou-grita-unico-gol-partido_OLEIMA20141109_0200_8-300x300.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionBanfield,Racing Club
Fue un partido de esos chivos, en los que no se juega nada bien, pero que los 3 puntos quedan en casa. Hoy Racing jugó muy mal, incluso Luciano Lollo y Yonathan Cabral, quienes siempre son parejos, pero la victoria se cristalizó gracias a la gran tarea de Sebastián...