Esto ya lo viví, fue el domingo pasado, todo lo sucedido fue un calco del clásico ante Independiente. Ganabamos desde el arranque, nustra figura se va lesionado, el árbitro nos bombea y el rival sin hacer mucho nos da vuelta el partido en el PT.
fotos-Racing-Lanus-DYN_OLEIMA20140907_0184_8
Toda la semana estuvo rara, luego de la ya trillada frase de Diego Cocca, la consiguiente derrota y las banderas antes del partido con Lanús, todo hacía suponer que iba a haber resquemor con el DT, y así fue, banderas tales como: «LOS CLÁSICOS SE GANAN PUTO», «SAJA CANSASTE», fueron el decorado del comienzo del partido.

Nada mejor que apaciguar todo el mal clima que un gol, y producto de una gran jugada, que comenzó Iván Pillúd que se la pasa a Gabriel Hauche, que ve muy bien por el rabillo del ojo a Ricardo Centurión como le ganaba la espalda a Matías Martínez y le pone una pelota milimetrica para que Centu defina ante la salida de Agustín Marchesín, al minuto de juego.

Racing era amo y señor del partido, pero a los 17′ Hauche pide el cambio, aparentemente desgarrado y a lo 19′ entra por él Facundo Castillón. Comenzó la debacle Albiceleste.

Andrés Merlos, un árbitro paupérrimo, no vio un claro penal a Centurión, y en la jugada subsiguiente sí tuvo muchos huevos para cobrar un penal de Gastón Díaz, que la toca con la mano y que Silvio Romero cambia por gol con una definición exquisita.

Cuándo todo era locura en Racing, venía lo peor, porque Lanús se fue para adelante con más ganas que fútbol, cosa que de todas maneras lastima a Racing. A los 44′ Diego González remata desde lejos y la clava en el ángulo de Sebastián Saja, que otra vez tuvo un partido flojo.

Para la segunda mitad, Cocca mandó a la cancha a Luciano Aued, totalmente acertado, el ex Gimnasia (LP) fue de lo mejor junto a Luciano Lollo y Ezequiel Videla. Porque Aued le dio velocidad, y el pase entre líneas que supuestamente tiene Nelson Acevedo, hasta lo único que se ve es que le pesa la camiseta.

De todas formas a Racing no le cayó una idea, más bien se le caeron los minutos encima y Lanús cada vez se afianzaba mejor en defensa, porque le tomó el pulso la Academia y de antemano sabía por donde iba a atacar.

Las más claras para empatar fueron dos remates desde afuera, uno de Leandro Grimi y otro de Gonzálo Bou y dos cabezazos de Lollo que se fueron cerquita.

Cuándo Racing estaba jugado en ataque, Silvio Romero encaró a Videla que no quiso hacerle falta, remató bajo y Saja tapa la primera, pero el rebote fue tomado por el delantero granate que eludió al arquero y definió con el arco libre.

La revancha será en siete días en la Bombonera ante el renovado Boca de Rodolfo Arruabarrena, jugaremos sin Diego Milito, sin Hauche y sin Centurión que se fue expulsado por una terrible patada cuándo terminaba el partido.

Nueva derrota, ya van tres en seis partidos, la excusa perfecta es que es un equipo nuevo, espero que Cocca revierta la situación, ya que él sólo se minó su estadia en el club. Si la revierte, será bueno para él y obviamente para nosotros.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/fotos-Racing-Lanus-DYN_OLEIMA20140907_0184_8.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/fotos-Racing-Lanus-DYN_OLEIMA20140907_0184_8-300x300.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionLanús,Racing Club
Esto ya lo viví, fue el domingo pasado, todo lo sucedido fue un calco del clásico ante Independiente. Ganabamos desde el arranque, nustra figura se va lesionado, el árbitro nos bombea y el rival sin hacer mucho nos da vuelta el partido en el PT. Toda la semana estuvo rara,...