Era el primer partido post Mostaza Merlo y era sabido que el equipo iba a jugar bajo un coro de silbidos constantes y mucho más si el desempeño del equipo seguía siendo mismo. Fabio Radaelli tuvo que armar un rompecabezas que no tenía las piezas de Esteban Saveljich, Diego Villar, Matías Cahais y Claudio Corvalán y a último momento la dirigencia decidió que Rodrigo De Paul tampoco sea de la partida para no entorpecer su venta al Valencia.
Paul-emocionado-ultima-vez-Cilindro_OLEIMA20140510_0189_8
Y se las arregló bastante bien Radaelli. Entraron Martín Migliónico, Ángel García, Guillermo Hauche y Roger Martínez y ninguno de ellos desentonó, sin ser brillantes.

No fue un partido malo de la Academia, mereció algo más que Rosario Central y tuvo las mejores chances de desnivelar en el marcador. En el PT Roger tuvo en sus pies la apertura del marcador luego de un pase medido de Luciano Aued que titubeó porque pensó que estaba en offside y propició la buena tapada de Mauricio Caranta.

Para la segunda parte, Racing salio mejor, parecía que se lo llevaba puesto a los Canallas, pero nada, le costaba llegar con pelota limpia al área, pero sin embargo, el gol parecía que estaba al caer.

Tuvo un centro atrás que Hauche pudo haber impactado, un cabezazo de Migliónico que tapó Caranta y otro remate de Hauche que no tuvo el final esperado.

El partido se fue sin pena ni gloria, Roger Martínez fue lo mejor de la Academia, junto a Aued y un cada vez más firme Yonathan Cabral. Queda solo un partido y el suplicio se termina, un solo partido para comenzar con la reconstrucción del club.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/Paul-emocionado-ultima-vez-Cilindro_OLEIMA20140510_0189_8.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/Paul-emocionado-ultima-vez-Cilindro_OLEIMA20140510_0189_8-300x300.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionRacing Club,Rosario Central
Era el primer partido post Mostaza Merlo y era sabido que el equipo iba a jugar bajo un coro de silbidos constantes y mucho más si el desempeño del equipo seguía siendo mismo. Fabio Radaelli tuvo que armar un rompecabezas que no tenía las piezas de Esteban Saveljich, Diego...