Un cúmulo de cosas hizo que los dirigentes se movieran rápido para que Mostaza Merlo tenga a sus manos una nueva herramienta para lograr los resultados esperados. Al flojo rendimiento de la defensa, la lesión de Fernando Ortíz y la necesidad de un golpe de efecto, Racing puso manos a la obra y en 24 horas contrató a Pablo Alvarado.
IMG683
Mostaza quería en un principio a Carlos Quintana, a quién conocía de su paso por Douglas Haig de Pergamino, pero en horas de la mañana aparecieron los nombres de Jorge Soto, quién quedara libre de All Boys y el de Pablo Alvarado, por el cuál Racing fue con todo y se quedó con sus servicios.

Sin lugar en el equipo de Edgardo Bauza, Alvarado enseguida vio con buenos ojos su llegada a la Academia y la reunión con su representante y el jugador duró muy poco porque rápidamente se llegó a un acuerdo.

El jugador salió campeón con San Lorenzo en 2007 y 2013, ocupa varios puestos en la defensa, viene del Ciclón y tuvo un breve paso por Belgrano en 2009.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/IMG683.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/IMG683-300x300.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionPablo Alvarado,Racing Club
Un cúmulo de cosas hizo que los dirigentes se movieran rápido para que Mostaza Merlo tenga a sus manos una nueva herramienta para lograr los resultados esperados. Al flojo rendimiento de la defensa, la lesión de Fernando Ortíz y la necesidad de un golpe de efecto, Racing puso manos...