No hubo recuperación en la noche de viernes ante All Boys, el juego sigue sin aparecer, el miedo del entrenador es contagiado a los jugadores y los hinchas viven una nueva incertidumbre encuanto al futuro del equipo. Empatamos 1-1, quizás lo más rescatable haya sido la gran noche de Francisco Cerro que parece que ya se está haciendo dueño del medio de la Academia.
consuelo-jugadores-Racing_OLEIMA20140228_0123_8
Otra vez Merlo tuvo que echar mano al equipo titular por las ausencias de Gabriel Hauche y Bruno Zuculini, por llegar a las cinco amarillas y la floja actuación de Ismael Quílez. En su lugares ingresaron Luciano Vietto, Gaston Campi y en la banda derecha el debutante Mauro Bazán.

El primer tiempo fue espantoso, Racing sigue careciendo de todo arte de atacar con pelota dominada y conectando a los distintos ejes del juego. Diego Villar fue un espanto de nuevo, más allá del gol. De Paul hace lo que puede para hacerles llegar la pelota a los delanteros y tanto Viola como Vietto siguen dando muestras que no están de la mejor manera, en especial Vietto.

Cerro fue el único que demostró juego, coraje, buena entrega, lástima que no lo ayudó nadie. Por su parte, el conjunto de Ricardo Rodríguez, en el PT, esperó haber que hacía Racing para luego atacarlo por las bandas y entrarle como quiso.

Cuándo esa primera parte estaba por terminar, Racing se encontró con el gol a los 35′, quién más que Cerro fue el que recuperó una pelota en la salida del Albo y la tocó rápido para Vietto que la pierde, pero el rebote le queda a De Paul que manda un centro preciso para la llegada de Villar que tuvo tiempo de pararla, esperar la reacción de Cambiasso y tocarla para el 1-0. Lo único bien que hizo Villar en la noche del Cilindro.

Todos queríamos que el partido terminara antes de que comenzara el ST, sabíamos que íbamos a sufrir como siempre lo hace Racing, pero no nos íbamos a imaginar que Mostaza cometería error más grande que el que cometió al inculcarle miedo a los jugadores y salir con la colita pegada a Saja desde el vestuario.

Fue lamentable ver como RRDT, fiel a su ADN mandó a atacar a Racing viendo tal despropósito, Racing no tenía la pelota, se la dio a All Boys y se defendía como un equipo chico, para colmo lo hacía mal, porque de arriba sigue perdiendo todas, y en el mano a mano Ortíz y Saveljich volvieron a tener una mala actuación.

Desde el banco no había señales de mejora, para colmo a los 11′ el pibe Bazán tuvo que salir por sendos calambres en ambos gemelos. Lo más tétrico de la noche llegó a los 28′ cuándo Mostaza mandó a Corvalán!!!! en lugar de De Paul, para supuestamente cubrir las subidas por esa banda, más tarde entró Camoranesi por Vietto, algo más lógico.

All Boys creció y tuvo mil chances de empatar, pero el tiempo jugaba a nuestro favor, ya que el mismo se agotaba, pero, la historia no termina bien, porque a los 42′ todos quedaron parados con raíces en los pies dejando habilitado a Marcelo Bustamante para que fusile a Saja que nada pudo hacer ante el defensor que marcó el empate final.

Otra desastrosa actuación del equipo dirigido por Mostaza, que tiene miedo de perder y se lo hace saber a los jugadores que tienen más miedo que él. Se vienen tres partidos complicadisimos, el primero el miércoles ante Lanús en la La Fortaleza, luego Boca en el Cilindro y más tarde Newell’s en el Parque de la Independencia.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/consuelo-jugadores-Racing_OLEIMA20140228_0123_8.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/consuelo-jugadores-Racing_OLEIMA20140228_0123_8-300x300.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionAll Boys,Racing Club
No hubo recuperación en la noche de viernes ante All Boys, el juego sigue sin aparecer, el miedo del entrenador es contagiado a los jugadores y los hinchas viven una nueva incertidumbre encuanto al futuro del equipo. Empatamos 1-1, quizás lo más rescatable haya sido la gran noche de...