Desplegando un buen fútbol y demostrando que se está trabajando muy bien, Racing, aunque no hay que tirar manteca al techo, se consagró en el cuadrangular de los grandes, ganándole en el mano a mano al River de Ramón, por 2-1.
280365
El Demónio Hauche fue la figura, no sólo en éste partido, sino también, en todo el verano. Si bien River jugó un poco mejor, Racing supo donde estaban sus dificultades y pudo subsanarlas, de esa manera, no ahogó a sus delanteros (Hauche y Cámpora) para que sólo se dediquen a atacar, y así lo hicieron quebrando en dos ocasiones a Chichizola.

Zubeldía eligió defender con tres en el fondo (Ortíz-Migliónico-Corvalán) y colocó a Pillúd como mediocampista, por ende ese sector era una invitación para el Keko Villalba que hizo lo que quiso por ese lugar. En el medio, Pelletieri estaba sólo en la recuperación, con Zuculini en el banco.

Pero así y todo, a los 3m Hauche le ganó en un error a Silguero y González Pírez y se le picó en la salida a Chichizola. Pero le duró poco la alegría, a los 7m Ariel Rojas con una chilena espectacular venció la resistencia de De Olivera, para el 1-1.

En el ST, Racing se afianzó en el medio, el DT mandó a la cancha a Zucu y los dos marcadores centrales no pararon de recuperar pelotas. Nuevamente a los 3m, Hauche de cabeza puso el 2-1, sin obtener defensa alguna del arquero riverplatense.

Racing se coronó en el verano marplatense y hay que seguir en ésta senda para seguir creciendo en lo futbolístico y en la amalgama de un EQUIPO.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/280365.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/06/280365-300x300.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionRacing Club,River Plate
Desplegando un buen fútbol y demostrando que se está trabajando muy bien, Racing, aunque no hay que tirar manteca al techo, se consagró en el cuadrangular de los grandes, ganándole en el mano a mano al River de Ramón, por 2-1. El Demónio Hauche fue la figura, no sólo en...