Después de dos años Racing Club volvió a ganar un clásico, el último había sido aquel que se le ganó a River 3-1 con el gol de emboquillada de Adrián Bastía.
4904e36a1b448_269x190
También se decía que a este plantel plagado de juveniles le faltaba ganar un partido ante un grande, y hoy lo consiguió.

La Academia venció 2-1 a San Lorenzo, el puntero, que zucumbió en Avellaneda, hoy por hoy convertido en un verdadero fuerte donde se les hace muy complicado a los rivales superar a Racing.

Avasalló a al Santo desde el comienzo apretandolo bien arriba y al minuto y 20 segundos, Adrián Lucero marcó el 1-0, Racing siguió atacando con todo y a los 20´ Maxi Morales de penal puso el 2-0, de allí hasta el final priemr tiempo San Lorenzo intentó pero no pudo.

Un Racing que sentó sus bases del triunfo en el firme trabajo de la defensa con Gabriel Mercado como abanderado, en el medio el trabajo siempre sobrio tanto de Lucero por izquierda como González por la derecha, sumado a la entrega de Zuculini con el aporte de Peppino que no desentonó como doble cinco. Y adelante la magia de Maxi, el toque de calidad del equipo, y Pablo Lugüercio con su trabajo silencioso pero efectivo en pos del equipo.

En la segunda parte Racing siguió apostando al ataque constante hasta que el fisico dijo basta y fue ahí donde el puntero tomó la batuta y sin dejar el buen juego de lado, la Academia comenzó a defender más atrás de lo aconsejado, pero nunca fua pasado por encima.

Aureliano Torres de tiro libre marcó el descuento pero Racing supo llevarse el encuentro sin problemas.
Ahora se viene Arsenal en el Viaducto, donde se verá si este triunfo de hoy puede extenderse en el tiempo y seguir sumando para alejarse cada vez más de la zona del descenso y promoción.

http://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/4904e36a1b448_269x190.jpghttp://www.academiadeemociones.com.ar/wp-content/uploads/2015/07/4904e36a1b448_269x190.jpgRicardo MaríngoloNoticiasPrimera divisionRacing Club,San Lorenzo
Después de dos años Racing Club volvió a ganar un clásico, el último había sido aquel que se le ganó a River 3-1 con el gol de emboquillada de Adrián Bastía. También se decía que a este plantel plagado de juveniles le faltaba ganar un partido ante un grande, y...